Logo dondiario.com
Logo Twitter DonDiario
Logo Facebook DonDiario
Una pareja en primer plano con un hombre en el fondo de pie sobre una roca en un paisaje montañoso.
ACTUALIDAD

La historia de superación de los hijos de Antonio Moreno y Marisa Martín Blázquez

Sus hijos, Nicolás y Marieta, son anónimos. Sus padres van a contarnos trazos de su vida

Antonio Montero y Marisa Martín Blázquez son de los rostros más conocidos de nuestro país, aunque mantienen su vida privada en un total anonimato.

En su trabajo coinciden a menudo en algunos platós, y su trato es de simples compañeros de trabajo. En 2015 anunciaron su separación, pero nunca dejaron de vivir juntos. Unos meses después se dieron otra oportunidad.

Cuando Antonio Montero decidió participar en el concurso ‘Pesadilla en el Paraíso’, se le olvidó que estaba ante las cámaras. Se le fue la lengua y como cualquier padre,  habló de sus hijos.  Marisa Martín Blázquez y Antonio Montero tuvieron dos hijos de los cuales están muy orgullosos.

Aunque han intentado siempre que sus hijos crecieran en el anonimato, ahora que son mayores pueden presumir de sus logros en sus redes sociales. Marisa es una madre muy protectora, por lo que comenta con cautela las publicaciones de su hijo en sus perfiles públicos.

Una mujer y un hombre sonrientes, ambos con chaquetas de cuero, posan juntos para una foto.
Antonio Montero y Marisa Martín Blázquez | DonDiario

Los hijos de Antonio Moreno y Marisa Martín Blázquez

Nicolás, el hijo mayor se define como aventurero. Tiene 5.000 seguidores en Instagram, pero no vive de esto.  Simplemente le gusta compartir sus viajes. Estuvo estudiando fuera y regresó a Madrid. Nicolás es arquitecto y convive con su pareja y su perro Tequila.

Marisa Martín Blázquez, el pasado mes de setiembre y con motivo de su cumpleaños, compartió imágenes de Nicolás, desde su niñez hasta su adolescencia.

"Llegaste cuando llegan las cosas que más deseas. Llegaste cuando lo que más deseaba eras tú. También era verano y, claro, quisiste que fuera en mi estación favorita del año" escribía Marisa en su Intagram.

"Aprendí a ser madre sin ensayo previo; como se aprende el lenguaje: sin darte cuenta y con avidez. Te aficionaste a mí y yo a ti desde el primer latido dentro. Hay ritmos inevitables y eternos. Hoy, por muy lejos que estés, no sabría latir sin tu compás”

"La vida pasa demasiado deprisa. Me parece que fue ayer cuando empujaba con fuerza para que vieras la luz de fuera,  mientras a mí tú me la dejabas, para siempre, toda dentro”

“Sé que siempre te andas yendo y siempre te estás quedando. En mí, digo. Pero aprende algo: yo, también siempre, voy contigo y a tu lado", explicó la periodista.

Su hija Marieta se mantiene en el anonimato. En diciembre era su cumpleaños y para felicitarla, Marisa le relató un cuento.

"Érase una vez un día como hoy en el que estabas a punto de llegar a mi vida. Te adelantaste mucho.  Eres, como yo, de las que les gusta resolver rápido las cosas. Y con vehemencia. Y también de las de dar sorpresas. Siempre buenas. Siempre en forma de música. ¡Ay mi Marieta!"

"La vida te puso a prueba y no sabía con quién se la jugaba. Tú no eres de las que se rinde. Nada te mermaba la fuerza. Me lo decías constantemente con tu mirada y con la sonrisa que brillaba desde antes de vernos”.

"Dijeron que tú no podrías andar, sonreír, moverte. Cuanto y cómo se equivocaban. Tú, como si entendieras algo, me decías con tus ojos  que estuviera tranquila, que nada de eso sucedería".

"Comencé́ a aprender contigo que a caminar se puede aprender tarde. Que ir paso a paso es la manera de llegar muy lejos. Tuviste que venir para que aprendiera que la vida es la aventura más hermosa.

“Mi vida transcurre a su lado desde ese instante. Somos un mismo ser desde el origen. Escribir, para mí, es un ejercicio curativo. Ojalá, con mis palabras, pudiera sanar”.

Unas bellas palabras que reflejan la gran forma de ser que tiene su hija pequeña.

➡️ Actualidad

Más noticias: