Yolanda Díaz acerca las cartillas de racionamiento cubanas a España: los españoles alucinan

Yolanda Díaz acerca las cartillas de racionamiento cubanas a España: los españoles alucinan

14/09/2022

| Alexis Rodríguez

Facebook
Twitter

La vicepresidenta segunda del Gobierno alerta a todo el país con esta medida tan característica del comunismo

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno, ha anunciado su plan para limitar el precio de una serie de productos esenciales y elaborar con ellos unas cestas de abastecimientos para los consumidores. Ciertas empresas, como Carrefour, ya han dado su visto bueno a este método y han puesto unas cestas en el mercado valoradas en 30 euros. Su composición es prácticamente igual a las llamadas canastillas, los paquetes que aún hoy reciben los cubanos en base a sus cartillas de racionamiento.

Yolanda Díaz, persona afín al régimen castrista, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, intentarán el día 19 de septiembre que otras grandes entidades se sumen a esta iniciativa con soluciones similares. Lo realmente llamativo es que la funcionalidad de esas cestas es prácticamente igual a las canastillas cubanas

La vidorra de las podemitas Yolanda Díaz e Irene Montero: siguen la estela de Pedro Sánchez

¿Qué productos contienen esas cestas?

Dentro de la treintena de productos que ha señalado la vicepresidenta segunda del gobierno hay arroz, sal, pasta, aceite, jabón de baño, jabón de fregar, café, leche, galletas, harina y mermelada. Estos once alimentos forman lo esencial de la cartilla de racionamiento cubana, que para los isleños es conocida como la "Libreta". En ninguna de ambas se incluyen productos frescos. Casualmente, todos estos artículos figuran escritos a máquina en las propias cartillas de racionamiento.

La cartilla de racionamiento cubana

También se conoce como la Canasta Básica de Alimentos. De hecho, esta es su denominación oficial, dado que las autoridades comunistas no quieren hacer uso de términos como "racionamiento". La encargada de controlar el reparto ordenado, que se realiza en "bodegas", es la Oficina de Control de Distribución de Alimentos (OFICOD). 

En caso de realizar cualquier incumplimiento o intento de estafa es penalizado de forma contundente. Una infracción podría ser utilizar la cartilla de un preso, un muerto o de una persona que ha huido de Cuba para obtener unas raciones extra. Esto supondría la cancelación de toda la libreta familiar y multas económicas. De este modo, para realizar la comprar se pasa el documento de identidad cubano por un escáner, quedando ahí registrado el contenido de su compra de cara a una posible inspección estatal.

En España utilizan el mismo argumento que en Cuba

Tan solo con ver la manera en la que esta medida se anunció en Cuba y en España, uno se da cuenta que desde nuestras fronteras se quiere seguir el ejemplo isleño. De tal forma, que no solo la composición es idéntica, sino también la idea de los gobernantes. 

En 2021, el sucesor de los Castro, Miguel Díaz-Canel defendía esta medida así: "Hay que ir a una discusión política con todos los productores y comercializadores, y convencerlos de la necesidad de, en las circunstancias actuales, renunciar a un determinado nivel de rentabilidad o ganancia particular o colectiva, en función de bajar precios y que la población tenga precios más asequibles". afirmó

Yolanda Díaz no perdona a Pablo Iglesias: lo que hizo el exlíder de Podemos no le gustó nada

Por su parte, Yolanda Díaz anunciaba este plan de la siguiente manera: "Lo que proponemos es que alcancen un acuerdo entre ellos y fijemos una cesta de la compra básica, absolutamente legal y sin vulnerar el derecho de la competencia, y fijemos una serie de productos, entre 20 y 30, que le garanticemos a la ciudadanía". 

La CNMC ya ha alertado

Bastaron tan solo unos días para que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) avisase a las distribuidoras para que sean prudentes en la reunión que tendrán este lunes con la vicepresidenta.

La manera en la que sector pacte precios tiene efectos claros sobre el mercado en cuestión. Hace una década, esto ya ocurrió con los coches. En la práctica se trata de la formación de un cártel y aunque pueda parecer que suponga un beneficio para los consumidores, aún no sabemos el efecto real que llegara a tener sobre los precios de otros productos o cómo perjudicar a las marcas que fabriquen esos mismos bienes incluidos en las cestas de Díaz.

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario