Yolanda Díaz, abofeteada por su madre: se le quedó marcado para siempre

  • Política
  • 28-05-2022 | 07:05
  • Escribe: Enrique Sanz
La única vez que la ministra de Trabajo recibió un golpe de su madre fue también la más dura


Yolanda Díaz es una de las políticas a tener en cuenta para el futuro electoral de nuestro país. A pesar de las divisiones internas entre los socios de Gobierno, Díaz está intentando escapar como puede del caos del Gobierno de Pedro Sánchez con el único objetivo de salir indemne de tanto fracaso y poder liderar Unidas Podemos en la próxima campaña electoral con el objetivo de ganar las nuevas elecciones generales de 2023.

Sin embargo, lo tiene realmente complicado. Con Unidas Podemos en un estado de necesaria refundación, la formación morada está liderada ahora por Ione Belarra, otra de las ministras de la parte de Podemos del ejecutivo de Pedro Sánchez, que ha convertido La Moncloa en una auténtica casa de locos, donde cada uno mira por sus intereses sin pensar en el resto de los españoles.



Este clima de despropósito y caos que parece imperar últimamente en las democracias de todo el planeta, incluyendo la española, provoca que cada nueva acción esperpéntica se magnifique hasta límites insospechados. Yolanda Díaz es consciente, y quiere evitar caer en el peligroso juego que ha traído Sánchez, de la mano de un supuesto progresismo que los ciudadanos jamás vieron.

Yolanda Díaz ha aprendido a ser discreta debido a sus experiencias vitales. En una entrevista para El Intermedio, la ministra de Trabajo reveló uno de los momentos más críticos de su vida, que coincidió con uno de los momentos más negros en la historia de nuestro país: el atentado contra la sala Clangor que removió conciencias en la sociedad gallega y española.



En la entrevista para el programa de LaSexta, Yolanda Díaz no tuvo reparos en hablar libremente de su infancia y adolescencia, especialmente de la figura que la marcó para siempre: su madre. La relación con sus padres "era complicado porque no hay nada peor en el mundo que tener unos padres progres. Es una cosa rara". Esta broma tuvo que ser aclarada después por la propia Díaz, que argumentó que "Los padres no pueden ser progres, son padres".

La ministra de Trabajo relató en la entrevista cómo sucedió ese traumático evento: "La única vez que mi madre me pegó una torta, pero una torta redonda, fue en primero de carrera. Vivía en Santiago y fue el día del atentado de la discoteca Clangor. Yo estaba estudiando en casa de una amiga y mi madre estaba desesperada, porque esa discoteca era a la que íbamos todas. Y cuando abrí la puerta, que venía de estudiar porque tenía un examen, me pegó una torta. Que yo no sabía por qué, estaba desesperada".



Este episodio ha marcado el carácter de Yolanda Díaz, que se ha vuelto más observadora y apaciguada en su toma de decisiones, calculando los puntos favorables y negativos de cualquier decisión. Estas cualidades le están ayudando a sobrevivir el caos en el que está instalado el Gobierno de nuestro país y le hacen aspirar a la candidatura de presidenta del Gobierno para las próximas elecciones generales, aunque veremos si lo hará con el beneplácito del resto de sus compañeros políticos.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario