¡¡¡Yo no tuve nada que ver!!! ‘Acoquinada’, la ‘muy valiente’ Carme Forcadell ‘se quita el muerto de encima’

  • Cataluña
  • 17-01-2019 | 10:01
  • Escribe: Pablo Ruiz

La expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, se suma a la desbandada general y asegura que no tuvo nada que ver en la “toma de decisión de convocar el referéndum” ilegal




La ‘valiente’ independentista Carmen Forcadell no ha dudado a la hora de desvincularse de la organización del referéndum ilegal del 1-O.

La expresidenta del Parlament asegura que no participó “en la toma de decisión a la hora de convocar el referéndum” ni intervino “de ninguna forma” en la “dirección, promoción, preparación y/o ejecución del 1-O”. ¿Se organizó solo, Carme?



Acobardada, Forcadell da marcha atrás a estas alturas en su escrito de defensa, donde también destaca que la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) se aprobó sin su “voto decisorio” y que llegó al pleno del Parlament a través de la petición de los grupos parlamentarios. 

Carme Forcadell les pasa el 'muerto' a sus colegas encarcelados y fugados para salvar ella el pellejo

Por si esta desbandada fuera poca cosa, la defensa de Forcadell defiende que la lectura de la Declaración Unilateral de Independencia tuvo lugar “plenamente de acuerdo con el reglamento del Parlament”.



Olga Arderiu, abogada de Forcadell, también denuncia que la causa intenta “criminalizar” a su clienta “exclusivamente” por haber presidido la ANC. (Radicales indepes protestan e insultan a la Policía Nacional: "¡¡Terroristas!!")

La radical independentista Carme Forcadell también sostiene que no cometió ningún delito de rebelión porque no se produjo “ningún alzamiento violento y público”.



“Anhelar la independencia no es delito”, sentencia Forcadell, una radical acoquinada experta en el arte de tergiversar: “El objeto del enjuiciamiento no corresponde a unos hechos concretos, sino a una postura política, soberanismo e independentismo”.

Forcadell también pide que Puigdemont y Rovira declaren el juicio

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell también quiere que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ambos en el extranjero, sean interrogados como testigos por videoconferencia en el juicio por el proceso independentista en Cataluña, según refleja en el escrito de defensa en el que solicita su absolución.



En este documento pide que testifiquen un total de 13 personas en su defensa, entre ellos cuatro exmiembros de la Mesa del Parlament que fueron procesados junto con el resto de acusados de rebelión pero que finalmente serán juzgados por desobediencia en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC): Lluis Corominas, Anna Simó, Joan Josep Nuet y Lluis Guinó, a los que obviamente se suma la expresidenta de este órgano Nuria Gispert.

Forcadell, al igual que otros procesados, pide que el juicio se celebre en Barcelona y que pueda seguirlo en situación de libertad provisional. También reclama que el tribunal adopte las medidas para que pueda sentarse junto a su abogada defensora y que se aplique un horario de traslados al centro penitenciario, en el caso de ser excarcelada, que le permita descansar.

También en consonancia con las peticiones de otros procesados, Forcadell solicita que se habilite espacio en la misma sala de vistas (no en los espacios anexos donde los periodistas y otro público seguirá el juicio por pantallas de televisión) de un total de diez plazas para cinco de sus familiares y otros cinco 'observadores internacionales' que podrán así darle "apoyo emocional en momentos tan difíciles".
 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario