¿Y ahora qué, Puigdemont? ¿Tendrá agallas para forzar la DUI como prometió?

  • Política
  • 15-02-2021 | 09:02
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Borràs pide ayuda a ERC y la CUP para cumplir con su hoja de ruta y avanzar hacia la independencia




Carles Puigdemont ha perdido la presidencia de Cataluña, la posibilidad de mangonear con los suyos y de colocar a los amiguetes en el aparato de la Generalitat. Y ahora se enfrenta a sus promesas electorales, cuando prometió a sus votantes la independencia de Cataluña si el independentismo lograba más del 50% de los votos. Le toca mover ficha... si se atreve.

¿Ha tocado techo? El separatismo se deja 700.000 votos por el camino



Desde la posición de desventaja en la que ha quedado, con menos votos que ERC y PSC, Puigdemont queda en el nuevo escenario catalán como un convidado de piedra atado de pies y manos. Decía en los días previos a las elecciones: “será un mensaje muy potente si se supera el 50% del voto independentista, pediremos amnistía y referéndum“.

Lo que anhelaba ya ha sucedido, pero ahora son PSC y ERC los que tienen las riendas y los que van a decidir los pasos a seguir a partir de ahora. Y sus relaciones con ERC pasan por su peor momento. No se tragan.



Puigdemont defiende que sólo el independentismo puede "construir una alternativa"

Carles Puigdemont ha defendido, tras el recuento de los votos, que sólo el independentismo puede "construir una alternativa" de gobierno en Cataluña y está en condiciones en el Parlament de dar las respuestas que piden los ciudadanos.

Solo 1 de cada 4 catalanes votó nacionalismo este 14-F: su peor resultado en 40 años



Para Puigdemont, el resultado evidencia que el independentismo "ha ganado otra vez las elecciones y ha vencido a las fuerzas del 155, que siguen sin tener la capacidad de articular un gobierno estable y sólido".

En su opinión, la fuerza del independentismo se visibiliza en el hecho de que hayan superado el 50% de votos y que hayan aumentado el número de escaños, y todo ello pese a que se han presentado divididos a las elecciones, lo que ha conllevado que hayan perdido "miles de votos, que no han obtenido representación parlamentaria".



Pese a todo, ha considerado que el independentismo tiene el deber de traducir este "magnífico resultado" de forma explícita, y que tiene la fuerzas para hacerlo.

Según Puigdemont, ha dicho textualmente que deben enviar un mensaje a Madrid y al resto de Europa de que, pese a la campaña que ha habido "para presentar el movimiento independentista como al prescindible, es imposible hacer política sin hablar de independencia".

Borràs suplica un acuerdo a ERC y la CUP para avanzar hacia la independencia

Por su parte, la candidata de Junts a las elecciones catalanas, Laura Borràs, ha emplazado este domingo a ERC y la CUP a entenderse para avanzar hacia la independencia, después de que el independentismo haya superado el 50% de escaños y, por primera vez, de votos.

"Es una gran victoria. Hemos superado el límite del 50% de votos. Superar este 50% de votos tenía que tener consecuencias políticas, y debe tener consecuencias políticas en el Govern y en el Parlament", ha sostenido.

Según Borràs, los catalanes han vuelto a enviar un mensaje de "unidad" y de que las fuerzas independentistas deben entenderse, por lo que ha pedido escucharlo y trabajar para avanzar juntos.

La abstención de media Cataluña permite al independentismo superar el 50% de los votos

"Tenemos una oportunidad histórica después de que el independentismo haya superado el 50% de votos, y tenemos que gestionar esta heroicidad", ha señalado Borràs, que ha asegurado que siguen comprometidos en que esto tenga el efecto de poder avanzar con determinación hacia la independencia.

Por eso, ha advertido de que el independentismo "no puede pasar hoja como quería el 155", y más cuando, en su opinión, el bloque de PSC, Cs y PP han perdido fuerza en las urnas.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario