Volkswagen se plantea sacar de Cataluña su proyectada fábrica de baterías

  • Cataluña
  • 19-03-2021 | 08:03
  • Escribe: Gonzalo Palacios

El clima de inestabilidad política que se vive en Cataluña llena de incertidumbre el proyecto que bendijeron Felipe VI y Pedro Sánchez con su presencia en Martorell




Después de que el Rey Felipe VI y Pedro Sánchez bendijeran con su presencia la puesta en marcha en Martorell de una nueva fábrica de baterías para coches eléctricos que generará una inversión de 2.000 millones de euros y la creación de cientos de puestos de trabajo, la firma Volkswagen duda sobre la viabilidad del proyecto fundamentalmente por la situación política que se vive en Cataluña. 

El Rey Felipe VI mostró su buena voluntad y sus intenciones de recuperar la convivencia en Cataluña presentándose en Martorell con Pedro Sánchez para anunciar el apoyo del estado español a la nueva fábrica de baterías eléctricas que se levantará en Martorell en la planta de Seat y con la colaboración de Iberdrola y el Grupo Volkswagen.



Cataluña, en manos de una hipócrita anti española al nivel de Torra y sus "bestias taradas"

Las intenciones no pueden ser mejores. El Rey y el presidente del Gobierno se han presentado en Cataluña para aportar riqueza con el respaldo del estado español. Pero ni así. Ningún representante del Govern catalán se dignó a aparecer en el acto, aunque sólo fuera por respeto a la figura del jefe del estado. Desprecio absoluto.



Volkswagen podría echarse para atrás

Los alemanes de Volkswagen están con la mosca detrás de la oreja. No les entra en la cabeza que la visita del Rey y del presidente del Gobierno a su planta de SEAT no se viera acompañada por ningún representante del poder político catalán. Las tensiones independentistas no ofrecen estabilidad económica y la firma alemana podría echarse atrás en su inversión en Cataluña pactada con Iberdrola y el Gobierno español.

Volkswagen no da nada por hecho y oficialmente anuncia que su planta de baterías eléctricas se emplazará en el sur de Europa, pero sin especificar si será en España, en Francia o en Portugal. Dependerá "de dónde consiga un mejor espacio y configuración".



Cataluña se hunde: También echan a las grandes firmas del Paseo de Gracia

El proyecto de Volkswagen pasa por levantar seis fábricas de baterías eléctricas en Europa. Están aprobadas las de Skelleftea, en Suecia, y la de Sakzgitter, en Alemania. El resto todavía está por decidir.



Y ante las dudas de Volkswagen, otras comunidades españolas, molestas por el trato de favor que recibe Cataluña sin que sus gobernantes muevan un dedo para merecerlo, empiezan a movilizarse para tratar de captar una inversión que puede repercutir de forma muy positiva en su riqueza y progreso.

Galicia y Aragón presentan su candidatura

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta gallega, reclama el protagonismo de Galicia en este negocio: "es uno de los territorios mejor preparados y en mejor disposición para una fábrica de baterías", ha dicho, añadiendo que "serviría tanto a España como Portugal" y se trataría de una "fusión histórica" para el sector.

Feijóo ha instado al Gobierno central a que se manifieste sobre si ya "tiene tomada la decisión de participar con dinero público una fábrica de baterías en Cataluña" para actuar en consecuencia.

Por su parte, el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, no ha ocultado su "decepción" al confirmar que la fábrica de baterías que estaba destinada a su comunidad tenga que volar a Cataluña. Aragón lleva meses optando a esa fábrica y Lambán ha acusado el golpe: "Me ha producido una profunda decepción. Fuimos el primer Gobierno que manifestó su interés en que en su territorio se instalara la primera fábrica de baterías eléctricas de España. De hecho, incluso viajamos a China y contactamos con varios fabricantes de baterías eléctricas, ya que prácticamente solo allí se fabrican este tipo de materiales tan absolutamente definitivos para el desarrollo del vehículo eléctrico".

Lambán justifica la candidatura aragonesa porque Aragón reune "todas las condiciones, toda vez que Zaragoza es el epicentro de las fábricas de automóviles de España, el epicentro de un área geográfica donde se producen alrededor del 80 por ciento de los vehículos del país, eran títulos suficientes como para que esa planta se ubicara en Zaragoza".

El matonismo se apodera de Cataluña, la nueva Chicago años 20

Pero no es eso lo que más molesta a Lambán. Lo que le saca de quicio es que el Gobierno de Cataluña "ha hecho poco por lograr que ha fábrica fuera a su territorio. De hecho, hoy el presidente del Ejecutivo y el jefe del Estado viajaban a la planta de Seat y el Gobierno de Cataluña ni siquiera ha estado presente en esa visita. Esto son cuestiones que a uno le hacen reflexionar".

Alcalde de Cáceres: "Las baterías catalanas no tendrán litio extremeño"

Y en Extremadura tampoco se ha recibido con cariño la designación de Cataluña como territorio premiado con la concesión de la fábrica de baterías. Luis Salaya, alcalde de Cáceres, ya ha adelantado que la fábrica de Martorell no se nutrirá de litio extremeño y vetará una mina de litio a pocos kilómetros de Cáceres. Y ha avanzado que "no permitiré que se acondicione y sacrifique el futuro de una ciudad extremeña, nuevamente, por el desarrollo industrial de otras zonas del país".

El alcalde extremeño está molesto porque una vez más no se ha tenido en cuenta a Extremadura cuando se trata de debatir cuestiones de progreso. "Ya antes se condenó a generaciones de extremeños y andaluces a una evolución más lenta y a un progreso más lento. Tuvimos que sacrificar generaciones enteras para que otras comunidades autónomas tuvieran un desarrollo industrial razonable", ha dicho.

También Valencia y Navarra han presentado su candidatura para quedarse con una inversión por la que los políticos catalanes muestran tan poco interés.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario