Una mujer maltratada lucha para que su perra la acompañe en lugares públicos

  • Mascotas
  • 30-12-2018 | 09:12
  • Escribe: Blanca Torres

La lucha de una mujer maltratada llamada Silvia que ha recogido más de 175.000 firmas para que su perra Sugi sea considerada perro de asistencia




Una mujer llamada Silvia se ha convertido en los últimos días en la voz de las mujeres maltratadas que exigen que los perros de autodefensa sean admitidos en Navarra como si se tratara de perros guía. Gracias a una petición en change.org, esta mujer ha conseguido que más de 175.000 personas firmen para conseguir ese objetivo.

Me llamo Silvia y llevo la mitad de mi vida sufriendo maltrato físico y psicológico por parte de mi expareja. Las palizas empezaron cuando tenía 18 años, y a eso le siguieron insultos, humillaciones, quemaduras por todo el cuerpo y violaciones, entre otros muchos infiernos imposibles de olvidar. Cada día que pasa temo por la vida de mis hijos y por la mía. Nuestro maltratador tiene una orden de alejamiento y ahora está en la cárcel, pero en unas semanas sale de prisión y sé que vendrá a por mí”, cuenta en su petición esta mujer, que hace unos días contó su historia también en Telecinco, concretamente en El Programa de Ana Rosa. (Increíble: ¡El profundo cariño y respeto que existe entre los perros y los bebes!).



Silvia quiere que dejen a Sugi entrar con ella a cualquier sitio

“Por eso llevo casi un año formándome para llevar conmigo a Sugi, una perra de protección que está siendo entrenada para calmarme y defenderme en caso de agresión. Sin Sugi no me atrevería a salir a la calle, así que tenerla conmigo ha sido una auténtica liberación. Sin embargo, aunque en otras comunidades el uso de estos perros está regulado igual que los perros guía y las personas que los necesitan pueden ir con ellos a todas partes, Navarra no los contempla como perros terapéuticos y hay muchos sitios en los que, si voy con Sugi, no me dejan entrar”.

Silvia desvela que no le dejan subirse a un autobús o entrar a un centro comercial con el animal: “No puedo subirme a un autobús, quedar con mis amigas en un restaurante o irme de compras con mi hija en un centro comercial. Además, con la actual normativa, si Sugi tuviera que defenderme ahora de una agresión, podrían denunciarme a mí”, detalla. (160 peticiones para quedarse con Snoop, el perro abandonado).



“Por favor, firma para pedirle al Parlamento de Navarra que me deje tener a Sugi como perro de asistencia. Y que si todavía no están incluidos, incorporen los perros de protección de las víctimas de la violencia machista en la Ley que regula los perros de asistencia. Necesito que aprueben esta modificación antes de que mi expareja salga de la cárcel en menos de dos meses. Se me acaba el tiempo, es muy angustioso vivir así”, afirmaba. Ahora mismo, faltan solo días para que su expareja salga de prisión y ella teme que pueda volver a las andadas.

Silvia, una lucha por ella y por todas las mujeres maltratadas

“Me siento como si estuviera constantemente encerrada en una urna. Y lo único que estoy pidiendo es la libertad de tomarme un café sin morirme de miedo por si él aparece por allí. Que acepten a Sugi como mi perro de protección es la única opción que tengo para sentir que puedo mantener a salvo mi vida y la de mis hijos cuando mi ex salga de prisión. Y eso sucederá antes de acabar enero. Solo quedan unas semanas. Necesito sentirme protegida y que mi lucha particular sirva de precedente para ponérselo más fácil a todas las demás”, concluye.



A continuación, puedes firmar la petición de Silvia: https://www.change.org/p/permitir-que-las-mujeres-maltratadas-tengamos-un-perro-de-protecci%C3%B3n-en-navarra-parlamentona-navarra-upn-navarra-ehbildunafarroa-geroabai-abeltran-ana-ainhoaaznarez-mavichina-ppnavarra

Facebook Twitter

Deja tu Comentario