Una mujer alérgica a las nueces, a punto de morir en pleno vuelo por la temeridad de un pasajero

  • Sucesos
  • 09-06-2022 | 07:06
  • Escribe: Enrique Sanz
Este incidente podría haberle costado la vida a la pasajera afectada por esta alergia


La tragedia ha estado a punto de ocurrir a más de mil metros de altura, en pleno vuelo. Los pasajeros todavía no salen de su asombro, puesto que han vivido una situación límite en la que nadie creería estar atrapado más allá de las famosas películas de acción estadounidenses, con argumentos enroscados y el héroe salvando la situación al final.

Sin embargo, la situación vivida a bordo del avión que viajaba de British Airways desde Antigua y Barbuda hasta Londres fue surrealista, y completamente denunciable. Todo parecía marchar con relativa y aparente tranquilidad dentro de la aeronave hasta que Joanna Jones, madre de una adolescente alérgica a las nueces, puso en alerta al personal de a bordo. 



Diez filas más adelante, un despreocupado pasajero comía tranquilo nueces y cacahuetes, sin prestar atención a la alergia de la hija adolescente de Jones. Las azafatas avisaron al pasajero, que no se dio por aludido y continuó comiendo estos alimentos sin demostrar ningún tipo de empatía respecto de la joven, que rápidamente comenzó a sufrir los efectos de la "severa alergia" que padece y que a punto ha estado de acabar en tragedia.

El irresponsable comportamiento del pasajero, a todas luces condenable, provocó en un principio un desmayo de la adolescente, que justo después comenzó a sufrir los efectos más duros del ataque de alergia, provocando que hasta una enfermera que viajaba en el aparato en aquel momento tuviera que atender y estabilizar a la adolescente, que parecía perder la capacidad de respirar con más velocidad de la esperada. 



Las inyecciones de epinefrina y un suministro constante de oxígeno salvaron la vida de la hija de Joanna Jones, que no podía creer lo que estaba pasando: su hija se moría en pleno vuelo mientras la aeronave cruzaba el Atlántico y el irresponsable pasajero seguía devorando sus frutos secos como si nada estuviera pasando. 

Una vez en tierra, la adolescente ha sido trasladada inmediatamente a un hospital londinense, donde se ha recuperado rápidamente de un incidente que podría haber acabado en tragedia: "Fue una experiencia horrible y todo podría haberse evitado si este hombre hubiera escuchado los anuncios y no hubiera comido nueces". Este tipo de comportamientos irresponsables, incívicos, condenables y sancionables deberían comportar castigos severos: esta vez ha habido suerte y la hija de Joanna Jones ha podido salir viva para contarlo.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario