Un violador demente le arranca una oreja de un mordisco a su víctima

  • Sucesos
  • 20-04-2019 | 05:04
  • Escribe: Blanca Torres

Una mujer portuguesa de 37 años fue brutalmente violada y golpeada por un salvaje en Barcelona.




El caso ha conmocionado a Barcelona. Una mujer portuguesa de 37 años, vecina de Barcelona, fue violada la madrugada del jueves al viernes de forma brutal. Los servicios de limpieza municipal fueron los encargados de avisar a la Guardia Urbana después de verla deambulando por la calle semidesnuda, sangrando y en shock. (La Guardia Civil investiga una nueva violación múltiple en Alicante con cuatro menores implicados).

El salvaje violador (en realidad todos lo son) no solo la agredió sexualmente, sino que la golpeó de una forma extremadamente violenta, llegando a arrancarle una oreja de un mordisco, rompiéndole un brazo y también el labio superior. Todo el cuerpo de la víctima presentaba hematomas por los golpes recibidos.



La mujer, en shock, fue trasladada al Hospital Clínic de Barcelona

La Guardia Urbana se hizo cargo del caso y el Servei d’Emergències Mèdiques se encargó de trasladar a la mujer en ambulancia hasta el Hospital Clínic de Barcelona, donde permanece ingresada desde el momento en que la encontraron.

Allí le han intentado reconstruir la oreja perdida después de que los Mossos la localizaran en el lugar en el que se consumó la agresión. Las fuerzas del orden han tratado en vano de hablar con la víctima para intentar conseguir alguna pista que ayude a identificar al agresor, pero se encuentra en estado de shock y es incapaz de articular palabra, según desvelan fuentes de la investigación.



Por el momento, los investigadores disponen del relato de un mendigo que asegura haber visto a la mujer, junto a un hombre, hablando en portugués o brasileño en los alrededores de las instalaciones del Museu Marítim de Barcelona, la zona en que se produjeron los hechos. El mendigo afirma que esto sucedió sobre las 5 de la mañana. (La brutal violación en manada a una niña de 12 años en Azuqueca).

Los investigadores creen que el agresor y la víctima se conocían

El testimonio del mendigo ha hecho sospechar a los investigadores que la víctima y su agresor se conocían previamente. Posiblemente de esa misma noche, o tal vez por una relación previa. Es el escenario que más les cuadra teniendo en cuenta la brutalidad de la agresión y el hecho de que esté tan alejada de los patrones habituales de los agresores sexuales, que suelen elegir a las víctimas al azar.



Esta misma mañana, un hombre de nacionalidad marroquí de 32 años ha sido detenido como presunto autor de la agresión.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario