Un estudio desvela que hace 6.000 años los perros eran mucho más que mascotas

  • Mascotas
  • 16-02-2019 | 08:02
  • Escribe: Pablo Ruiz

Enterrar perros junto a personas era un ritual habitual del neolítico en la Península Ibérica


Una investigación liderada por la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB) y la Universidad de Barcelona (UB) ha descubierto que el entierro de perros del neolítico medio, hace unos 6.000 años, en el noroeste de la Península Ibérica era un ritual funerario habitual.

Han llegado a esta conclusión tras conseguir nuevos datos para describir e interpretar la presencia de estos animales en espacios sagrados, con la exploración de 26 ejemplares de perros encontrados en estructuras funerarias de cuatro yacimientos y necrópolis de la provincia de Barcelona, según ha informado la UAB en un comunicado.


Los canes tenían entre un mes y seis años de vida, con predominio de ejemplares entre 12 y 18 meses, con unas medidas comprendidas entre los 40 y 50 centímetros de altura y la gran mayoría habían sido enterrados en tumbas circulares, junto a o entre humanos, aunque también se han encontrado por separado.

Perros de entre 12 y 18 meses eran enterrados junto a o entre humanos

La investigadora del Seminario de Estudios i Búsquedas Prehistóricas (SERP) de la UB y primera autora del artículo, Silvia Albizuri, ha apuntado la posibilidad de que la presencia de cachorros y perros jóvenes "sugiere una intencionalidad en el sacrificio, aunque se podría pensar en un consumo humano", así como que la sepultura conjunta sea una relación directa con el ritual funerario.


En este sentido, ha indicado que "esta hipótesis es sólida, además, el hecho de encontrarse una zona de influencia cultural que confiere valor simbólico al perro en este periodo" como es el sur de Francia y el norte de Italia.

Dieta gestionada por humanos

De los 26 canes encontrados, a 18 se les ha hecho un análisis isotópicao para establecer una relación con la dieta, asegurando que era mixta y "muy parecida a la humana", con una elevada presencia de cereales y verduras, ha explicado la investigadora del Grupo de Investigación en Antropología Biológica (Greab) de la UAB, algo que hace pensar en que fueran las personas quienes preparaban su alimentación.



Este trabajo permite "reforzar" la idea que los canes jugaron un papel importante en la economía de las poblaciones neolíticas con trabajos como proteger rebaños y vigilar asentamientos.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario