"Un científico me programó para que matara a mi cuñada"

  • Sucesos
  • 06-04-2021 | 07:04
  • Escribe: Guillermo Vives




El tema ha causado un tremendo revuelo en Santander. La acusada de matar a su cuñada con un cuchillo y de prender fuego a la casa en la que convivían en Torrelavega ha admitido hoy que asestó cuatro puñaladas a su cuñada, pero ha alegado que "un científico la programó" para que lo hiciera.

Así lo ha explicado ante el tribunal del jurado: "El científico tenía mi mente en una computadora. Está cerca de mí para programarme y que haga lo que él diga".

La acusada, de nacionalidad dominicana,  ha admitido que mató a la hermana de su pareja el 26 de julio, aunque advirtiendo que la noche antes le "comunicaron" que tenía que matar a su cuñada. 



"Un científico me lo decía"

"Un científico me lo decía", ha manifestado en su primera declaración mientras sigue internada en la unidad de Psiquiatría del Hospital Valdecilla de Santander.

Y ha añadido: "no me lo estoy inventando, es así". Y ha ampliado detalles: el "científico" la advirtió de que si no mataba a alguien, él acabaría con su vida. "Si no lo haces, te mató a ti". Y la avisó de que podía dar a "una tecla de una computadora" y programarla para que se comportara como si fuese "un robot", y entonces se asustó.



La acusada se ha mostrado conforme con la pena solicitada por el ministerio público, de catorce años y nueve meses de prisión -por un delito de asesinato, y aplicando la eximente incompleta de responsabilidad, al tener en el momento de los hechos alterada su capacidad de decisión y actuación pero no de forma "grave"-.

Sobre la agresión ha recordado que cogió un cuchillo de la cocina y que le asestó puñaladas en el cuello, en los costados -izquierdo y derecho- y en las extremidades -piernas- también, pero "en ningún momento" le dio las 22 -que sostienen las acusaciones pública y particular, ejercida por los familiares y que piden 22 años de cárcel-.



"No sé si se las hicieron después", ha dicho sobre el resto de cuchilladas, a la par que ha negado que golpeara a la víctima. 

La acusada estuvo cerca de cinco horas con el cadáver en la vivienda, y ha negado que intentara deshacerse del mismo, descuartizándolo o "pegándole candela".



Y sólo cuando se dio cuenta de "la verdad", y de que su cuñada estaba muerta, decidió prender fuego al cuarto de su hijo y después a ella misma a la habitación de la víctima.

De su actuación tras las llamas, ha señalado que guardó en una mochila el libro de familia de su hijo y joyas y dinero suyo que, según ha apuntado, no le han devuelto. Al respecto, en otro momento de su declaración, ha comentado que antes de lo ocurrido pidió a una sobrina suya a la que había dejado dinero que le comprara un billete de avión a República Dominicana, porque "me quería ir a mi país".

 

 

Facebook Twitter


Deja tu Comentario