¡¡Traicionado!! Manuel Valls le ha salido rana a Albert Rivera

  • Política
  • 26-07-2019 | 08:07
  • Escribe: Gonzalo Palacios

A Rivera le estalla la revolución francesa: Manuel Valls se aleja de Ciudadanos y se acerca a Pedro Sánchez


Traición en toda regla. A Albert Rivera le ha salido rana Manuel Valls, el antiguo primer ministro francés que haciendo valer su origen catalán se ha propuesto proseguir su carrera política en España.

Rivera recibió a Valls con los brazos abiertos para darle cobijo en su partido cuando le expresó su deseo de presentarse a las elecciones para la alcaldía de Barcelona. Valls no se dio de alta en Ciudadanos, pero afrontó los comicios con el apoyo incondicional del partido naranja.


Vox distancia a Valls de Rivera

De hecho Ciudadanos ni presentó candidato a la alcaldía de Barcelona, lo fio todo a la carta Valls consciente de que entre su carisma y la implantación de Ciudadanos en Cataluña, como fuerza más votada en las elecciones para la Generalitat, el éxito estaba asegurado.

Pero el éxito acabó en fracaso. Ya en plena campaña Valls afeó a Rivera sus flirteos con Vox en las elecciones andaluzas, lo que aprovechó el partido de Abascal para recriminar a Rivera que las órdenes le llegaban desde Francia y del "Napoleoncito" francés.


El tema Vox fue distanciando cada vez más a Valls de Rivera. Y el divorcio definitivo llegó cuando, tras las elecciones, en las que Valls quedó como cuarta fuerza política en el consistorio, con seis concejales y sin llegar a la barrera de los 100.000 votos, Ciudadanos se desmarcó de Valls. Había que decidir entre Colau o el independentista Maragall en la alcaldía y Valls optó por Colau en contra de la opinión de Rivera. Valls le ofreció a Colau sus escaños sin pedir nada a cambio para que pudiera obtener la mayoría.

En la votación, Celestino Corbacho y Eva Parera siguieron la línea trazada por Valls a favor de Colau.  Mariluz Guilarte, Paco Sierra y Marilén Barceló obedecieron a Cs y depositaron un papel en blanco. Corbacho acabó después apostando por Ciudadanos y Valls se quedó solo con Eva Parera en el consistorio barcelonés.

El desencuentro privado se convierte en conflicto público

El divorcio estaba consumado. La herida, abierta. Y lejos de cicatrizar, ha ido supurando. Y ahora, con motivo de la intervención de Albert Rivera en el debate de investidura en el que le dijo a Pedro Sánchez que él no es el Rey de España, mientras insistía en calificar de "banda" a Pedro Sánchez y sus aliados, Valls ha aprovechado para arremeter contra él y su estilo en las redes sociales. Ya no es un desencuentro privado, sino un conflicto público.

Valls ha compartido un vídeo de la Cadena SER reproduciendo la frase del Rey pronunciada por Rivera. Y ha aprovechado para decirle a su ex socio: "No (Sánchez no es el rey), pero es el presidente del gobierno de España y la política merece otro lenguaje y más respeto de todos".

Rivera le abrió a Valls las puertas de España

Rivera se refería al vocabulario innovador de Rivera en el que define a Sánchez y sus aliados como una "banda". "Aquello (...) no es el nivel que este país necesita", le ha dicho Valls, que ya, desacomplejadamente, parece más próximo a Pedro Sánchez que a Albert Rivera

No le perdona sus alianzas con Vox y preferiría verle más próximo al centro izquierda desmarcándose del partido de ultraderecha. Pero Rivera tiene motivos para sentirse traicionado. Le abrió a Valls las puertas de España, le enseñó los mecanismos de la política de aquí y le arropó en sus primeros pasos. En cuanto ha podido volar solo le ha dejado tirado. Aunque su vuelo parece de corto recorrido a tenor del "éxito" de su primera aventura política en su país de origen.

 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario