Torra declara la guerra a una empresa que emplea a 2.500 trabajadores catalanes

  • Cataluña
  • 16-10-2018 | 17:10
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Torra ha puesto en peligro los puestos de trabajo de los 2.500 empleados catalanes que tiene Planeta.


La irresponsabilidad del poco honorable Quim Torra huyendo de la gala del Premio Planeta que anoche tuvo lugar en Barcelona define sus dificultades para entender que del presidente de la Generalitat se espera algo más que alentar a los violentos para que zurren a la policía.

Torra, descalificado como presidente de todos los catalanes

Quim Torra vive en un mundo virtual y paralelo a la realidad catalana. En su hoja de ruta no hay más que independencia, independencia e indepencia, esquivando los verdaderos problemas de la sociedad catalana, que son otros. Su ausencia en el Premio Planeta le descalifica como presidente de todos los catalanes.


Por primera vez en los 66 años de existencia del prestigioso premio, el mejor dotado de la literatura en habla hispana (601.000 euros), las máximas autoridades catalanas le dieron la espalda. Ni el presidente de la Generalitat ni la consellera de Cultura, Laura Borrás, se dignaron a acudir al evento. Ambos tenían cosas más importantes que hacer que reunirse con lo más granado de la sociedad ciivil catana y española en la gran fiesta de la cultura.

Planeta emplea a 2.500 trabajadores catalanes

Torra ha declarado la guerra a una empresa que ha echado raíces en Cataluña y que emplea a muchos trabajadores catalanes. Es su estilo. 


Torra, que está muy ocupado ejecutando las órdenes que recibe desde Waterloo, parece desconocer que Planeta da trabajo a 2.500 empleados catalanes y que posee una docena de editoriales catalanas, alguna de ellas firmemente comprometida con la difusión de la cultura catalana y en catalán. Planeta trasladó su sede social a Madrid, pero los 2.500 trabajadorers siguen en Cataluña, algo que parece desconocer Torra... y que debería preocuparle.

Torra y los suyos echaron de Cataluña a una de sus principales empresas

Planeta ha sido un activo de Cataluña hasta hace ahora un año, justo cuando decidió trasladar su sede a Madrid en vista de la inestabilidad que el procés separatista generaba en Cataluña. Eso hay que apuntarlo en el haber de Torra y los suyos. 



El feo gesto de Torra con Planeta pone al descubierto su desconocimiento sobre una empresa líder mundial en castellano que factura 3.300 millones anuales, de los que 1.815 tienen que ver con la división de libros. Y es que sólo Planeta copa el 18% del mercado.

Entre otras, Planeta controla las editoriales catalanas Grupo 62, Proa, Columna, Pórtico, Empúries, Estrella Polar, Ediciones 62 y Labutxaca. Y, entre otras actividades, participa en el accionariado de la Gran Enciclopedia Catalana con un 20%. 

Torra pone en peligro 2.500 puestos de trabajo

La obligación de Torra es velar por las empresas y sus trabajadores catalanes, que en el futuro podrían ver peligrar sus puestos de trabajo si la dirección de Planeta decidiera trasladar también sus productos a Madrid. Desafiando a la empresa, Torra pone en peligro la vida laboral de esos trabajadores. Eso es lo que ha hecho menospreciando la gala del Premio Planeta. Torra está por la desunión y, en el caso de Planeta, ha conseguido su objetivo: crispar aún más el ambiente de forma irresponsable.

Lo curioso del caso es que todo esto lo desconozca Torra viniendo, como viene, del mundo editorial y los libros. ¡No se puede gobernar a base de rabietas!

Hace dos años, hasta el mismo Puigdemont compartió la velada del Planeta con Felipe VI y la reina Letizia. Al final Torra conseguirá hacer bueno a Puigdemont.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario