Todo lo que hay que saber sobre el PIN parental que Vox ha puesto de moda en Murcia

  • Política
  • 18-01-2020 | 01:01
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

Iván Espinosa de los Monteros ha explicado la medida con un ejemplo muy cercano.




La medida planteada por Vox en la Región de Murcia, llamada 'PIN parental', ha creado una gran polémica en el ámbito político, educativo y social.

Tanto es así, que hasta el Presidente Pedro Sánchez ha afirmado que su partido tomará medidas judiciales de llegar a imponerse en la comunidad autónoma.



Sin embargo, muchos son los que desconocen qué implica esta medida.

PIN parental: el permiso de los padres en el colegio

La medida contempla que los padres de los menores reciban, por parte del centro educativo, información sobre las charlas o talleres que se quieran impartir en las aulas, y que se encuentren fuera de las materias reguladas, y así sean los padres los que decidan su sus hijos asisten o no a estas clases 'especiales'.



Así pues, será necesaria "una autorización expresa sobre cualquier material, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad de nuestros hijos".

Entiende el partido de Santiago Abascal que la autorización de los padres suponga que éstos conozcan el contenido previamente, para así poder "reflexionar sobre ellas y en base a ello dar el consentimiento o no". 



Se quiere evitar así el "adoctrinamiento" de los menores en cuestiones de sexo, sociedad o incluso, política.

Bien explicado: el ejemplo de Espinosa de los Monteros

En una entrevista con Telecinco recogida por EuropaPress, el portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros, ha explicado la medida de una forma muy personal:



"Yo, que tengo una hija de ocho años, si algún día vienen a darle una charla a hablar de otras cosas que no son matemáticas, lengua... quiero saberlo de antemano y poder autorizarlo" ha afirmado. (Esta mujer tendrá a la Guardia Civil a sus órdenes)

Y no es una cuestión solo de charlas sobre sexualidad, sino que abarca todos los ámbitos: "Si los padres quieren que sus hijos vayan a religión lo tienen que autorizar de manera expresa. Si el colegio hace una actividad extraescolar tienen que autorizarlo. Pues si les dan una charla de ciertos contenidos, es natural que los padres quieran poder autorizar a sus hijos para que vayan".

El centro de la polémica

El Ministerio de Educación y Formación Profesional reniega de esta propuesta, ya que la considera una "censura" de los padres a las actividades programadas por los colegios.

Entiende Celaá que, de aplicarse esta medida, los padres estarían interfiriendo en la actividad de los profesores, los cuales tienen la competencia de diseñar las actividades complementarias que consideren convenientes para los menores. 

Por su parte, los colectivos LGTBI creen que el PIN parental puede privar a los menores de su derecho a conocer la realidad. 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario