Texas ha vivido un nuevo y dramático caso Julen

  • Sucesos
  • 11-12-2020 | 19:12
  • Escribe: Redacción

Por suerte, en esta ocasión, el pequeño ha salido con vida del pozo, después de un larguísimo rescate.


En enero de 2019, hace casi un año, el pequeño Julen caía en un pequeño agujero, de unos 25 centímetros de diámetro: un pozo en un terreno muy inestable que provocaba la muerte del pequeño, a pesar de los enormes esfuerzos de los expertos en su rescate.

Unos terribles hechos que han vuelto a suceder; esta vez, en Texas, donde un niño, de cuatro años de edad, caía a un pozo de 13 metros de profundidad, y apenas 20 centímetros de ancho, según informan medios de la zona.


Por suerte, este rescate ha podido contar con un final feliz, gracias al esfuerzo coordinado de los departamentos de bomberos de Mission, McAllen, Edinburg y La Rosita.

Éxito total del primer trasplante de útero realizado en España


Un complicadísimo rescate de seis horas

Al idear el rescate, se decidió cavar un túnel paralelo al pozo; una vía muerta, sin embargo, ya que los operarios se encontraron con material rocoso, que hacía imposible continuar. 

Entonces, los bomberos comenzaron a picar la piedra, durante más de seis horas, con el máximo cuidado posible, y aspirando los restos que se desprendían con un aspirador.



"Cualquier vibración, cualquier movimiento erróneo al cavar podría hacer que cayera más tierra encima de la víctima" explican los expertos.

Llevarse la pasión a la tumba: entierros en los estadios de fútbol

Una noche interminable que, por suerte, a las 2 de la mañana, daba el inmejorable resultado: el pequeño era rescatado con vida del pozo, y trasladado en avión al hospital de Edinburg, donde se le ha realizado un chequeo completo.

"El éxito del rescate se debe a que todo el mundo se volcó" agradecen los bomberos, los verdaderos héroes sin capa de esta historia de Navidad.

Facebook Twitter

Participa en la encuesta de DonDiario


Deja tu Comentario