¡Terrible! La mujer de Eduardo Zaplana también padece su grave enfermedad

  • Política
  • 19-01-2019 | 01:01
  • Escribe: Redacción

Rosa Barceló, aquejada también de leucemia, lleva 10 años sufriendo; primero murió su hijo, luego su padre y ahora vive el calvario de su marido




Rosa Barceló (61) se va cada noche a la cama con la terrible sensación de que la pesadilla que vivió en vísperas de Nochebuena, cuando empezó a recibir llamadas de pésame por la muerte de su marido, Eduardo Zaplana (62), se va a hacer realidad. 

Zaplana lleva en prisión preventiva desde el pasado mes de mayo, investigado por un presunto blanqueo de capitales y cohecho. (Los médicos se oponen a que Zaplana vuelva a la cárcel)



Ayer se cumplió un mes desde su último ingreso hospitalario, derivado por las complicaciones de la leucemia que padece. Pero la jueza que instruye su caso, Isabel Rodríguez, se niega a concederle el arresto domiciliario.

Durante el transcurso de esta semana, Rosa ha recibido un nuevo mazazo al prorrogarse un mes más el secreto de sumario, lo que significa que la situación de Zaplana no tiene previsto cambiar, al menos a corto plazo. (Elisa Beni ajusta cuentas con Zaplana a pesar de que se está muriendo)



Permanece ingresado

El ex político del PP sigue ingresado en La Fe de Valencia, donde fue trasladado urgente el pasado 18 de diciembre por un rechazo al trasplante de médula al que fue sometido.

Aunque ha recuperado algo de peso, tiene el ánimo por los suelos y se pregunta: "¿Alguien puede plantearse que en mis condiciones vaya a fugarme de mi país?". (La mujer de Zaplana desmiente la muerte de su marido)



La estancia en el hospital valenciano está siendo de lo más dura para él: no puede tener la compañía de un familiar, no puede hacer llamadas y tiene a dos agentes de la Policía Nacional custodiando su habitación las 24 horas del día.

De hecho, Rosa no pudo ni visitarle en Nochebuena, pues había agotado los 45 minutos de visita semanal. (El PP pide humanidad: "Zaplana se muere en la cárcel")



Según un allegado suyo. "Acarició el sueño de traerse a Eduardo a casa en Navidades dado lo grave de su estado, pero no pudo siquiera verle. Todo esto la está afectando mucho, porque ella también está enferma".

Rosa, también enferma

Justamente un mes antes de la detención de su marido, Rosa Barceló se tuvo que realizar unas pruebas médicas porque notaba que su estado de su salud no era el idóneo.

Sus allegados lo atribuyeron al mazazo de perder a su padre, el empresario hotelero y senador Miguel Barceló, al que estaba muy unida y falleció el 12 de marzo. Sin embargo, los análisis le detectaron en abril una leucemia, el mismo cáncer que su marido, del que también se está tratando en La Fe.

De Madrid a Valencia

Aunque el matrimonio vivió en Madrid en la etapa en que Zaplana fue ministro de Trabajo, regresaron a Valencia para que se tratara en el Hospital La Fe de su dolencia, donde el doctor Guillermo Sanz le realizó el trasplante de médula y cada semana iba a revisarse.

Se instalaron en un amplio piso de alquiler de la céntrica calle de Pascual y Genis, donde Zaplana fue detenido el 22 de mayo.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario