También entre ellos: la división interna del Gobierno salpica a los propios ministros socialistas

  • Política
  • 25-01-2021 | 06:01
  • Escribe: Bárbara Hermida Carrera

La enemistad entre Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska provoca una brutal tensión entre ambos ministerios.




Conocido es ya el enfrentamiento contínuo entre los ministros socialistas del Gobierno de España con sus homólogos podemitas dentro del Ejecutivo. Y es que, a pesar de que los líderes de ambas formaciones mantienen que su coalición está más fuerte que nunca, la disparidad de opiniones y de ideología entre PSOE y Podemos crea fricciones insalvables entre los responsables de las diferentes carteras. 

Es el caso de los continuos enfrentamientos de Pablo Iglesias, ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, con Margarita Robles, titular de Defensa, o Fernando Grande Marlaska, ministro de Interior, con los que ha tenido sonoros encontronazos debido a la crisis migratoria de Canarias, la independencia del Sáhara, etc.



Sin embargo, parece que las fricciones dentro del Gobierno no se limitan a las posiciones marcadamente distintas entre socialistas y morados; y es que ahora, Robles y Marlaska se han convertido en los protagonistas indiscutibles de uno de los enfrentamientos más polémicos del aún reciente Gobierno, a pesar de que ambos pertenecen al PSOE.

El ministro de Interior tomaba la decisión de destituir esta semana al responsable de la Guardia Civil que hacía de enlace con el JEMAD. Una decisión que llegaba unilateralmente, a pesar de que el cargo destituido depende tanto de Interior como de Defensa, al ser un cargo militar.



Una decisión directa inesperada, ya que los nombramientos dentro del instituto armado se suelen realizar de forma conjunta, y enfadaba en grado sumo a la titular de Defensa, que está "muy molesta con la forma de actuar" de Marlaska, según fuentes a las que ha tenido acceso el digital El Independiente.

Así es la larga enemistad que comparten Grande-Marlaska y Robles

Sin embargo, esta destitución solo ha sido el último de los múltiples encontronazos que han protagonizado estos últimos meses ambos ministros, que hace apenas una semana, volvían a compartir titulares debido a la gestión de la gran nevada en Madrid.



Y es que Margarita Robles decidía enviar a la Unidad Militar de Emergencias (UME) a la capital española, después de la petición de José Luis Martínez-Almeida, sin esperar la aprobación de Interior, cartera de la que depende, en última instancia, esta unidad militar.

Una situación que la titular de Defensa justificaba en Onda Cero, asegurando que se había tratado de un caso de descoordinación entre ambos ministerios, que estaban 'de acuerdo' en la decisión, aunque no la tomaran de forma conjunta.



Una 'descoordinación' que afectaba también a la crisis migratoria en Canarias, que provocaba un enfrentamiento entre ambos; y es que Robles aseguraba públicamente que se encontraba dispuesta a enviar al Ejército al archipiélago, saturado ante la llegada de inmigrantes.

Declaraciones que molestaban a Grande-Marlaska y José Luis Escrivá, que contestaban a la titular de Defensa, asegurando que habían reclamado con anterioridad esta ayuda por parte de Defensa, y que la petición no había sido atendida por Robles.

Pero, tal y como destapa VanityFair, la enemistad entre ambos ministros podría ser aún más lejana, correspondiendo a la etapa de ambos como jueces: y es que, meintras que Robles era nombrada vocal del Consejo General del Poder Judicial con los votos del PSOE, Marlaska hacía lo propio con los del PP.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario