Suspenso en matemáticas para Puigdemont: ahora se entiende todo

  • Cataluña
  • 23-01-2022 | 21:01
  • Escribe: Manuel Simón
El líder independentista cree que el 25% es más que el 75% al hablar de la inmersión lingüística


Carles Puigdemont no prestaba demasiada atención en las clases. Además de no tener idea de historia, ética o derecho, ahora se sabe que tampoco controla las matemáticas. El líder independentista fugado acusa al Gobierno español de perseguir el catalán, cuando es el castellano el que está oprimido en Cataluña. 

El trilero Rufián azuza los inadmisibles ataques personales de Irene Montero al Rey, Casado y Ayuso



No salen las cuentas

“Hay un ataque español coordinado e implacable para minorizar aún más la lengua catalana”, ponía el grito en el cielo Puigdemont en redes sociales en referencia a la inmersión lingüística y los cambios que se van a aplicar en materia de educación.

El expresidente de Cataluña fugado reclama que el nuevo decreto que impone en las escuelas que se imparta un 25% del temario en castellano, lo pidan los padres o no, es un ataque al catalán. Nadie le ha explicado que el 25% (una cuarta parte, si lo entiende mejor) es un porcentaje minúsculo en comparación al 75% de cupo que tiene el catalán.



Con estas cifras, lo único que se puede sacar en claro es que es el castellano el que sufre una persecución en Cataluña, donde la lengua local cuenta con muchos más privilegios. Esto es algo que han confirmado los propios jueces con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña este mismo viernes que obliga al Govern a aplicar el decreto en un plazo de dos meses.

Un motorista y una ambulancia sufren la impunidad de la Meridiana: cualquier día habrá una desgracia



Ridículos

Puigdemont piensa que se trata de un ataque coordinado entre las instituciones para destruir la lengua catalana. “La ofensiva va avanzando y tiene muchas complicidades. Es una lucha compartida entre derecha e izquierda, sin fisuras ni incomodidades. España no se detendrá, desde el rey al último de los jueces”. Quizás se olvide que aún hay un 75% de enseñanza en catalán.

Junto a él, Pere Aragonés, presidente de la Generalitat, también se quejó con argumentos ridículos del decreto del Gobierno. “Es un 155 educativo”, acusó el líder secesionista arrastrado por la corriente más radical. Más estudiar y menos incendiar.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario