"¡Si quiero sexo siempre puedo contratar a alguien! ¡¡Si hay que pagar, se paga!!"

  • Dossiers
  • 05-03-2019 | 08:03
  • Escribe: Daniel Guerra

Manolo Santana, Pepe Sancho, José Sacristán, Jesús Quintero, Antonio Arribas y Julián Lago, entre otros, pasaron por la cama de Mila Ximénez


Mila Ximénez: “Para ser feliz tienes que tener a tu lado un amor agradable y yo he estado con canallas que no me han aportado nada”. 

La historia de la vida amorosa de Mila Ximénez, es un relato muy agitado que ha durado muchos años. “Nunca me he sentido amada por ningún hombre”, desveló en una entrevista a Lecturas. ¡Y no será por falta de intentarlo! “Mi relación con los hombres ha sido más carnal que caminar juntos en una misma dirección. Probablemente tendré mucha culpa también, no pienso en la otra persona, mi rebeldía me hace ir por libre. Es verdad que me han aguantado poco también”, desveló la periodista. (El drama de Mila Ximénez en este inicio de 2019: "No podía parar de llorar").

La siguiente frase define muy claramente el conflicto mental que sigue asediando a Mila.“Cuando las cosas me van bien en una relación intento triturarla para que se alejen. He sufrido mucho. No echo nada de menos de estar en pareja, ni el sexo. Si quiero sexo siempre puedo contratar a alguien, si hay que pagar, se paga, asegura la colaboradora de Sálvame.

De sus líos con Encarna Sánchez ya te hablamos en la primera parte de este dossier, pero más allá de la tormentosa relación que tuvo con la locutora fallecida en 1996, han sido numerosas las historias que ha vivido con diferentes hombres a lo largo de su vida. Manolo Santana, su único marido, es el hombre más importante en su vida porque es el padre de su hija. Sin embargo, en su haber hay hasta nueve relaciones más (que se sepan) y que sin duda alguna reflejan que Mila, querida no lo sabemos, pero sí ha sido una mujer muy deseada. (Mila Ximénez: ¡¡¡Viaje al infierno!!! De la cama de Manolo Santana a la de Encarna Sánchez).

La lista de amores famosos de Mila Ximénez

Roberto, un médico con el que estuvo durante diez años, fue el primer amor de Mila Ximénez cuando apenas tenía 18 años: “Yo tenía 18 años y él más de 30, estaba casado y tenía familia. Vivimos la presión social desde el comienzo de nuestra relación”, dijo la colaboradora en el programa Tú Dirás en el año 2001. Sobre esta relación clandestina, afirma que el tal Roberto la maltrató psicológicamente. Fue el comienzo de una vida sexual frenética durante muchos años.

Tras Santana, Mila Ximénez mantuvo una relación sentimental breve con el actor José Sacristán, uno de los primeros personajes famosos que pasaron por su cama. Si de actores va la cosa, también pasó por sus brazos en 1989, Pepe Sancho, cuando él aún era el marido de María Jiménez: “Yo nunca he tenido una relación con Pepe Sancho, pero sí una noche de encuentro. Es una de esas partes negras de mi vida que no quiero recordar”, afirmó.

Pero quizá el famoso que más llama la atención en la vida de Mila Ximénez es el periodista Jesús Quintero, 'El loco de la colina', el famoso presentador de los ‘Ratones Coloraos’, con el que se acostó también en su juventud. Lo desveló en Sálvame: “Me contaste que te preguntó si te has acostado con muchos idiotas y que le contestaste: ‘Sí, entre ellos tú’” afirmó Jorge Javier Vázquez, algo que la periodista no pudo rebatir, confesando que hubo muchos idiotas en su vida, pero solo en su etapa de juventud. Más adelante, no tantos. Otro periodista con el que tuvo un lío fue Julián Lago, que falleció en el año 2009 con 63 años.

La lista de amores anónimos de Mila Ximénez

Además de los famosos, Mila también ha tenido varias relaciones con personas menos conocidas. Su gran amor, según sus propias palabras, fue un empresario marroquí llamado Rafael Aguilera: “He tenido una persona muy especial durante muchos años, de la que he estado enamorada mucho tiempo. Se llama Rafael. Ahora estamos en un momento de reposo, probablemente nos volvamos a encontrar pero de momento estoy sola y bien”, contó en televisión. Sin embargo, esa relación no la pudo retomar tras la muerte de él el 23 de febrero de 2018. Este amor clandestino duró desde finales de los años 80 hasta 1998.

Otro anónimo, por decirlo de alguna forma, fue Antonio Arribas, uno de los miembros de Los Choris, especialista de cine, con el que Mila estuvo a comienzos de los años 90: “Con él conocí las noches de pasión, el sexo, las drogas y el alcohol. Lo que tuve con él no sé si se puede llamar amor, pero fue una gran pasión”, afirmó la colaboradora de Sálvame en cierta ocasión. 

Antonio Arribas y Los Choris fueron conocidos por las juergas en la Costa del Sol a las que acudían numerosos personajes famosos, de ahí que Arribas también viviera romances con Lolita Flores, Carmina Ordóñez o Linda Christian antes de ser encontrado muerto en Puerto Banús (1994) a causa de un fallo cardiovascular. (El rapapolvo de Jorge Javier a Mila Ximénez por su inquina contra la familia Pantoja).

También ha habido ‘yogurines’ en la vida de Mila, que en el año 2000, ya con casi 50 años, estuvo con un hombre de Las Palmas de Gran Canaria 20 años más joven que ella, Mario Santana: “Mario es la persona más tierna y más humana que he conocido nunca. En mi vida me he sentido tan querida y cuidada como ahora”, dijo a la revista ¡Hola! sobre esta relación, que finalizó prácticamente sin haber comenzado y que es la penúltima conocida de Mila hasta la fecha. La última, y a la que reservamos un apartado especial, es la que mantuvo con Emilio Rodríguez Menéndez, el abogado fugado de la justicia española que supuestamente también vivió romances con mujeres muy famosas hace unos años como Sonia Moldes, Nuria Bermúdez o Malena Gracia, de la que dijo que“follaba de cine”.

El idilio de Mila Ximénez con Emilio Rodríguez Menéndez

Mila Ximénez y el mediático abogado apenas estuvieron juntos unos meses, en los que fueron cazados juntos de vacaciones en el extranjero, pero fue tiempo más que suficiente para que, tras su ruptura, iniciaran una guerra que terminó en los platós de televisión. Fue ahí donde el polémico letrado acusó a la periodista de: traficar con mujeres, de ser “drogadicta”, “alcohólica”, “cleptómana” y de haberse acostado con Encarna Sánchez.

Curiosamente, unos años antes Mila había defendido públicamente al abogado en televisión con estas palabras: “Rodríguez Menéndez va a volver y va a hablar de mucha gente, cosas que él conoce muy bien”, aseguró en 'A tu lado' en 2005. Y vaya si habló. En declaraciones para Sálvame en 2011, puso de vuelta y media a su ex: “Mila tiene muchos puntos negros. Que cuente que iba a llevar a la hija de Espartaco Santoni y a algunas famosillas a Marrakech y ella cobraba con dinero y relojes. Eso en mi tierra se llama traficar con mujeres”, apuntó, entre otras cosas.

“Me puedo tomar 25 copas y meterme lo que sea por la nariz o por el culo, pero no se me puede acusar de lo que no he hecho”, fue la respuesta de una destruida Mila, que se derrumbó después de presentar una guerra sin cuartel hacia el abogado, al que calificó como micropene, caquitas, vil, hijo de puta, imbécil, sucio, repugnante, eunuco, sinvergüenza o tartajilla.

¡No tiene cojones de entrar en directo y decirme lo que ha dicho en Argentina! Yo no puedo pagar el mismo peaje cada cinco años. A este imbécil hay que decirle basta. Miedo no le he tenido nunca, asco le he tenido siempre”, aseguró Mila. Y añadió el siguiente comentario sobre el tiparraco que era el famoso abogado conocido por sus amenazas y excesos: “La vida humana no le importa nada. Estáis jugando con fuego. No se puede creer que tenga cobertura aquí, ni en Antena 3, ni en Televisión Española. Lo que tiene que hacer es ir a una televisión local y suplicar de rodillas por un minuto de atención”, atacando la periodista a Telecinco antes de ser reprendida por Jorge Javier Vázquez: “Se me puede acusar de puta, drogadicta, proxeneta, ¿y yo no llamarle hijo de puta?”, preguntó, entre los aplausos del público y de Belén Esteban, a la que el abogado calificó también como “la princesa de los cuernos”: “¡Di que sí Mila, di que sí!”.

“Llámame lo que quieras, que a mí sinceramente, micropene, me la bufas”, terminó la periodista, que admitió haber contratado seguridad privada por las amenazas de las que fue objeto por parte del letrado: “Él siempre juega con el miedo de las personas”, espetó Mila sobre Rodríguez Menéndez, que sabe muy bien lo que es vivir amenazado tras haber sufrido el apuñalamiento de su cuñado en 1995 y el intento de asesinato de su tercera esposa, que contrató un sicario para acabar con su vida.

Tampoco él parecía entonces muy receptivo a retomar su relación: “No me gustan las viejas, la gente con el culo un poco caído, las tetas también. Tengo buen gusto. Me puedo equivocar pero buen gusto tengo”, aseguró en otra entrevista sobre la periodista. Mila pasó de él archivándolo en el cajón del olvido.

La vida de Mila Ximénez, una absoluta ‘orgía’

Mila, una vida llena de aventuras, aparentemente envidiable por los famosos que pasaron por su cama. Pero realmente triste. Muy triste. Y no diremos que fue por culpa de la falta de amor. No. No argumentaremos esa razón. Esa 'orgía' de vida en la que durante unos años convirtió su existencia parece obedecer a que fue una mujer muy deseada pero no querida. 

Que se metió en la cama con muchos hombres, con alcohol y con drogas, huyendo de sí misma. No se quiso ni a ella. No queremos hacer juicios de valor o psicológicos. Pero Mila es una señora que ha renacido de sus cenizas. Y nunca mejor dicho. Y que ha reencontrado a su hija, hoy su gran amor, y que profesionalmente, a pesar de estar en un programa basura, lo que hace lo realiza muy bien. Lo borda. Es inteligente, tiene cultura, mundo y muy mala leche. Cuatro argumentos imprescindibles para destacar en Sálvame, donde si te despistas o te duermes te devoran y te pasan por encima. (Una 'despechada' Mila Ximénez no tiene piedad del 'ilustrado' Kiko Matamoros).

Facebook Twitter
Deja tu Comentario