Seis años de cárcel por arrancarle la lengua a su novio de un mordisco

  • Sucesos
  • 01-06-2021 | 21:06
  • Escribe: Blanca Torres

A pesar de la rápida intervención de los policías, lo médicos no consiguieron reconstruir la lengua de la víctima, que presenta problemas para el habla y ha perdido parte del sentido del gusto.




Adaia, una joven natural de Valls, Tarragona, ha sido condenada a seis años de cárcel por arrancar la lengua de su novio de un mordisco durante una discusión. Unos hechos que ocurrían hace cinco años, pero cuya resolución judicial acaba de salir a la luz en 2021.

Todo comenzaba en 2015, cuando la joven, que en aquel momento tenía 20 años, se mudaba a Vilanova i la Geltrú con su pareja, veinte años mayor que ella. Una relación que comenzó a deteriorarse, según la víctima, por los continuos cambios de humor de la joven, haciéndose casi habituales las discusiones, en las que, según Adaia, él llegaba a maltratarla, violarla y drogarla, aunque no se tenga prueba alguna de ello.



Finalmente, en junio de 2016, Adaia salía de casa después de una discusión, presentándose ante la Policía, y asegurando que él la había agredido, nuevamente, sin poder demostrarse.

"Al volver a casa, el hombre quiso hacer las paces y abrazar y besar a la mujer, y fue en aquel momento cuando mordió la lengua de su pareja arrancándole un trozo"  detalla la sentencia.



La víctima ha perdido casi por completo el sentido del gusto

A pesar de que, tal y como explica el documento judicial, los policias recogieran el trozo de lengua arrancada, que la mujer posteriormente escupió en el suelo, los médicos poco pudieron hacer para reconstruirle la lengua al hombre, quien padece como secuelas la pérdida de parte del sentido del gusto y parte de la capacidad del habla.

"No hay duda de que nos encontramos ante una amputación traumática del tercio anterior de la lengua  [...] en una acción de la acusada [...] consciente y deliberada" señala el auto.



Aclaraciones que han provocado que la Audiencia de Barcelona condene a la joven a seis años de prisión, y a pagar una indemnización de 67.000 euros a su ex pareja por un delito de lesiones con deformidad de un órgano principal, con el agravente de parentesco. Debido a la tardanza de la celebración del juicio, esta sentencia tendrá un atenuante.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario