¡¡Se quedan en cuadro!! Ya sólo son 18.000 los que ni olvidan ni perdonan

  • Cataluña
  • 02-10-2019 | 23:10
  • Escribe: Pedro Riscal

El globo se desinfla. El independentismo se deja por el camino a una décima parte de la gente que salió a las calles el uno de octubre del año pasado.


El globo se desinfla. El año pasado fueron 180.000. Este año, 18.000. La gente está harta de la monserga independentista mientras los problemas de la ciudadanía siguen sin resolverse. El Procés se muere de agotamiento. Se están quedando solos con sus protestas.

Sólo 18.000

Unas 18.000 personas, según la Guardia Urbana, se manifestaron por el centro de Barcelona en el segundo aniversario del 1-O, con el grito de "ni olvido, ni perdón" como una de las principales consignas.


La marcha, organizada por la ANC, comenzó en la plaza de Cataluña y subió por el Passeig de Gràcia en dirección a la sede de la Comisión Europea en la capital catalana, donde la manifestación paró unos minutos.

La cabecera de la manifestación llevaba una pancarta con el lema 'Lo hicimos y ganamos' junto a una urna del referéndum.


Tras pasar por la sede de la Comisión Europea, la movilización giró por la calle Provença en dirección Pau Claris y descendió por la calle Roger de Llúria, donde paró ante la Delegación del Gobierno, y los manifestantes gritaron 'Fuera las fuerzas de ocupación'.

"¡Nuestra sentencia es la independencia!"

También corearon otras consignas como 'Libertad presos políticos', 'Puigdemont, nuestro presidente' y 'Las calles serán siempre nuestras'.



Además gritaron 'Nuestra sentencia es la independencia', en referencia al fallo que el Tribunal Supremo (TS) tiene que dictar sobre el proceso soberanista del 1-O en los próximos días.

En Gerona alrededor de 300 CDR protestaron frente al cuartel de la Guardia Civil de la localidad, en donde un menor fue detenido por los Mossos por el lanzamiento de huevos y pintura.

Ni cortes de carretera ni ocupación de las vías del tren

Poca cosa. Ni los cortes de carreteras anunciados, ni actuaciones sorpresa, ni ocupaciones de las vías del tren ni enfrentamientos con los Mossos. Cataluña empieza a recobrar la normalidad.

Una cincuentena de manifestates, muchos de ellos menores de edad, intentaron sin éxito cortar la Travessera de Dalt, pero fueron disueltos por los agentes de la Brigada Mòbil (Brimo), deteniendo a un manifestante e identificando a otros.

Quienes se llevaron la peor parte fueron reporteros de las televisiones nacionales, que sufrieron las iras de los que acostumbran a gritar "Prensa española, manipuladora". Una reportera de Telecinco pasó un mal rato, pero el asunto no pasó a mayores.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario