¿Se puede 'morir de risa'?

  • Enciclopedia
  • 13-09-2021 | 08:09
  • Escribe: Álvaro Jiménez

Popularmente se utiliza la frase “estoy a punto de morir de risa” o "morir de risa". ¿Se puede morir realmente por esto?




La frase “estoy a punto de morir de risa” o "morir de risa" la utilizan muchas personas en el día a día sin un contexto particular. Se trata de una expresión que puede convertirse en una realidad ya que si que se puede morir por exceso de risa.

Un papel importante, para poder explicar de forma literal el 'morir de risa', lo juegan las cosquillas. Surgen como una reacción natural del organismo ante estímulos en zonas sensibles y se trata de una señal de alerta, para evitar estar expuestos a peligros inminentes a nuestro alrededor.



Las muelas del juicio: ¿Le salen a todo el mundo?

El cerebro no detecta cuando eres tú mismo el que te haces las cosquillas ya que está diseñado para enviar señales de alerta de agentes externos que podrían dañarte. Cuando es otra persona la que aplica la presión, se genera una leve sensación de placer, que poco a poco se torna molesta.



Cuando las cosquillas se hacen durante un breve periodo de tiempo y de forma suave pueden llegar a gustar pero si se extienden en el tiempo pueden desembocar en la muerte, aunque este es un extremo al que es muy difícil llegar.

La técnica de las cosquillas se suelen utilizar actualmente durante juegos infantiles o entre miembros de una pareja a modo de placer. Sin embargo, en el paso se llegaron a utilizar para aplicar terribles castigos y torturas.



A continuación, te explicamos la forma en la que, utilizando las cosquillas, se puede 'morir de risa'. Es algo a tener en cuenta a la hora de hacer cosquillas a tu pareja, a tus hijos o a cualquier otra persona con la que tengas confianza.

Morir de risa

Hay estudios que demuestran que las contracciones involuntarias del abdomen pueden provocar la aparición de espasmos o asfixia. Si esto ocurre se puede interrumpir el flujo de aire y dificultar la respiración de la persona que se ríe.



En estos casos, existe la posibilidad de que el grado de asfixia sea tal, que se interrumpa drásticamente el flujo de aire, provocando la muerte de la persona. Por lo tanto, ha quedado demostrado científicamente que se puede 'morir de risa'.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario