¿Se está muriendo Isabel II?

  • Famosos
  • 17-03-2020 | 06:03
  • Escribe: Guillermo Vives

Sacan a la reina Isabel II de Buckingham para que reciba la comunión en Windsor


Los problemas no dejan de crecer para la Reina Isabel II. Tras la polémica por la decisión de Harry y Meghan Markle de abandonar la Corona como miembros senior y la posterior disputa por el título de royals, y el escándalo del príncipe Andrés implicado en el Caso Epstein de tráfico sexual, ahora es el coronavirus el que quita el sueño a la veterana monarca ya que podría afectar directamente a los Windsor.

La nieta Zara le hace una faena a la reina Isabel II

El virus, que comenzó en la ciudad asiática de Wuhan, llegaba a Europa afectando a su población en el norte de Italia y aislando a algunos pueblos alrededor de Milán, obligando a pasar por cuarentena a la mayoría de turistas que podrían ser potenciales portadores. Entre ellos se encuentran la sobrina de la Reina Isabel, Zara Phillips y su marido, Mike Tindall.


Sin embargo, a su vuelta de Milán ambos se negaron a cumplir con unos días de aislamiento, tal y como aconsejaban los expertos, exponiendo al resto de la familia real británica a contraer el virus.

Ambos alegaron que no mostraban síntomas, pero los médicos aseguran que estos pueden no presentarse hasta dentro de 15 días. Una decisión, que ha desatado la polémica en Reino Unido y que ha hecho que muchos tachen de irresponsable a la nieta de la Reina.


La reina tiene una edad muy peligrosa

La cuestión es que esta circunstancia ha revolucionado la rutina de la reina británica, que ya tiene 93 años y se encuentra en una franja de edad sumamente peligrosa ante los efectos devastadores del coronavirus.

Ante la posibilidad de que pudiera ser contagiada de forma fatal por su nieta, el gabinete que se ocupa de los asuntos de la reina Isabel II ha decidido cambiar sus hábitos a pesar de que la mayoría de los británicos continúan haciendo vida normal sin prestar atención a lo que está sucediendo en el continente europeo.



Un traslado para evitar su muerte

Para evitar males mayores que pudieran acelerar incluso su muerte, Isabel II ha sido invitada a abandonar su residencia en el Palacio de Buckingham en su vehículo particular oficial para trasladarse a la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor, para asistir allí a Misa.

 «Ella goza de buena salud, pero se pensó que era mejor moverla. Gran parte de su personal tiene un poco de pánico por el coronavirus», ha manifestado al diario ‘The Sun’ una fuente muy próxima a la monarca británica.

El cambio a la nueva residencia ubicada en el condado de Berkshire obedece también a que esta requiere de menos empleados y las posibilidades de contagio son menores.

«El palacio de Buckingham está en el centro de Londres y también tiene un personal más grande que otras propiedades, por lo que considera un lugar mucho más peligroso», han añadido al mismo medio británico.

De momento, la Casa Real británica ha suspendido los actos oficiales de la reina Isabel II. También los de su hijo Carlos y su esposa Camila Parker, que tenían previsto realizar un viaje a Bosnia, Chipre y Jordania.

Ya se sabe que en los actos en los que estén presentes, cambiarán su forma de saludar para evitar dar la mano. De hecho hace unas semanas que la reina luce guantes en sus comparecencias públicas para evitar el contagio del coronavirus.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario