Santiago Solari: así es la vida cotidiana del nuevo entrenador del Madrid

  • Deportes
  • 13-11-2018 | 07:11
  • Escribe: Sergi Concha

Solari es discreto y sencillo fuera de la cancha, algo que le ha traído éxito desde su etapa como jugador


El Real Madrid confirmó en la tarde del lunes que Santiago Solari seguirá siendo su entrenador, al menos, hasta final de temporada. Aunque es probable que su contrato se renueve por dos campañas más si continúa con la buena dinámica actual.

Solari ha enamorado al club en todos sus estamentos. Ha convencido a los jugadores con un discurso de optimismo, sencillo y motivador. Ha convencido a la directiva con trabajo y discrección. Ha convencido a la afición con goles y cercanía. Y ha convencido a la prensa con respeto y claridad. 

En realidad, nada ha cambiado en Solari desde que era jugador del equipo blanco. Ahora luce un traje en vez de ir de corto y tiene alguna arruga más. Eso es todo. Sigue viviendo la misma vida fuera del terreno de juego, aquella que tantas alegrías le dio como jugador y le empieza a dar como entrenador. 

Jorge Valdano reveló en una entrevista en la SER la sorprendente frialdad con la que Solari se toma las cosas. Cuando era director deportivo y el argentino todavía jugador: "Era muy cumplidor. Hubo charlas en las que le invité a salir del club. Cada tres meses me reunía con él para invitarle a salir del club, por circunstancias económicas (fuera ganaría mucho más), y él me decía que no, que prefería continuar de blanco. Todo en un tono muy cordial", aseguró. 

El menos 'galáctico' de los 'galácticos'

Solari nunca ha presumido de lo que tiene ni de lo que es. Sigue siendo el mismo tipo que salió de Argentina junto a su padre y se empapó de fútbol por varios países, hasta caer en Madrid, que le trajo una especial suerte. 

El Santi jugador, rodeado de estrellas del calibre de Ronaldo, Beckham, Figo, Owen, Zidane o Roberto Carlos, nunca se contagió del aura elitista de sus compañeros. Era suplente sí, pero igual de importante que muchos de los denominados 'galácticos'. 

Ellos vivían en urbanizaciones con casas de lujo o en chalés enormes, lucían coches de alta gama y ropa extravagante. Santi no, él vivía en una casa entre el Museo del Prado y los Jardines del Retiro y no dudaba un segundo en pasear por la calle con toda tranquilidad y acudir al cine más cercano. 

Su tiempo libre lo invierte leyendo, jugando al ajedrez y escuchando un género bastante inusual, el trip-hop, abanderado por grupos como: Massive Attack, Portishead y Thievery Corporation.

Sigue manteniendo ahora esas costumbres, aunque con la labor de ser padre y las responsabilidades que ello conlleva. Pero Solari sigue siendo alguien sencillo y educado que se ha ganado el corazón del madridismo por sus costumbres y sus convincentes palabras. 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario