Sánchez y Rivera se enganchan en el Congreso: "¡¡Lo llevas claro!!"

  • Política
  • 23-07-2019 | 08:07
  • Escribe: Guillermo Vives

El líder socialista afea a Ciudadanos sus pactos con Vox y Rivera responde recordando los acuerdos del PSOE con Torra o Bildu


El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha pedido este lunes al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que rectifique en su "cordón sanitario" al PSOE, que le está llevando a "quedarse solo", y facilite la investidura con su abstención. "Si piensa que esto iba a ser un paseo, lo lleva claro", ha respondido Rivera reafirmándose en su rechazo a Sánchez.

"Ciudadanos parece la Gran Evasión"

El líder socialista y el presidente de Ciudadanos han mantenido un agrio 'rifirrafe' durante el debate de investidura en el que Sánchez incluso ha hecho alusión al "intenso debate interno" que ha atravesado Ciudadanos durante las últimas semanas. "Ciudadanos hoy parece la gran evasión", ha afeado recordando algunas de las bajas del partido y avisando de que "cuando un líder empieza a quedarse solo en su torre de marfil, debería preguntarse por qué".


En este sentido, Sánchez ha recriminado a Ciudadanos el "cordón sanitario" que ha puesto al PSOE mientras que se ha "atado a la ultraderecha" con sus acuerdos con Vox. "Habla de teatro, puro teatro. Teatro es pactar con la ultraderecha e intentar parecer un accidente", ha enfatizado, cosechando un aplauso de la bancada socialista. Para Rivera sin embargo los pactos con la "extrema derecha" son los que han alcanzado los socialistas "con Quim Torra" en la Diputación de Barcelona o "con Batasuna en Navarra".

"¿Líder de la oposición o adolescente caprichoso?"

Durante el debate, Rivera ha anunciado en varias ocasiones su voluntad de "liderar la oposición" durante la próxima legislatura, un punto que ha negado Sánchez recordándole que es la tercera formación en el Congreso y que en el Parlamento de Cataluña, donde ganaron las elecciones, "huyeron dejando solos a los constitucionalistas" y su candidata Inés Arrimadas ni siquiera se presentó a la investidura. "¿Viene a dar lecciones de liderar qué oposición?", ha preguntado llegando a señalarle como "adolescente caprichoso".


En este marco, el jefe del Ejecutivo en funciones ha reprochado al líder de Ciudadanos que haya rechazado reunirse con él durante las últimas semanas y le ha avisado de que "democracia es fondo y forma" y con esta actitud está "contraviniendo el mandato de los ciudadanos" y de sus propios votantes, aludiendo a encuestas que, según ha asegurado, indican que el 70 por ciento de los votantes naranjas quieren que el partido facilite la formación de Gobierno.

Sánchez ha insistido en que en este debate está juego si hay elecciones o "bloqueo político" con "grave riesgo" de una repetición electoral el día 10 de noviembre. "Solamente le estoy pidiendo que facilite un gobierno y luego me podrá llamar como quiera, insultar y hacer oposición", ha pedido Sánchez avisando incluso a Rivera de que "será su responsabilidad" si España llega a esa repetición electoral.

Sin embargo, este escenario no está sobre la mesa para Ciudadanos, ya que Rivera ha rechazado en varias ocasiones al que se ha referido como "plan Sánchez" y se ha erigido como representante de los votantes que quieren una alternativa "decente, limpia" y sin escándalos como los ERE de Andalucía o los cursos de formación. De hecho, ha preguntado en varias ocasiones a Sánchez si dimitirá cuando se emita la sentencia sobre los ERE.

"No vamos a hacer la ola a su banda"

"No vamos a apoyar su plan, a hacer la ola a su banda", ha insistido asegurando estar "muy orgulloso" de haberse presentado a las elecciones con un rechazo explícito al PSOE. "Es nuestra responsabilidad histórica oponernos al plan Sánchez, vigilarlo y desmontarlo. Honrar a nuestros votantes y nuestro programa electoral", ha subrayado.

Rivera ha afeado también la "purga" que sufrió el ahora diputado de Ciudadanos Edmundo Bal como abogado del Estado por defender que hubo violencia el 1-O en Cataluña y ha sostenido que "lo que tendría un coste insoportable" para España sería que Sánchez pudiera "ejecutar su plan" sin una oposición firme. "Pero no le va a caer ese chollo", ha insistido.

En cuanto al "francomodín", ha lamentado que Sánchez siga "boxeando" con los restos del dictador Francisco Franco, como definió el socialista Alfonso Guerra la voluntad del Gobierno de exhumarle del Valle de los Caídos.

Sin embargo, sí que ha dicho que estará de acuerdo si el Gobierno lleva al Parlamento un proyecto para sacar al dictador y evitar que se le hagan homenajes, aunque también a los "dictadores vivos" como el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al que ha lamentado que hagan "homenajes" los "socios" de Sánchez, en referencia a Unidas Podemos. Y también a los terroristas, con cuyas víctimas cree que tiene una "laguna" la ley de memoria histórica.

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario