Sánchez vende su alma al diablo

  • Política
  • 15-09-2020 | 19:09
  • Escribe: Pedro Riscal

Sánchez tontea con Ciudadanos, pero ya ha elegido a sus compañeros de viaje: defensores del terrorismo vasco y defensores de la ruptura de España en Cataluña


A Pedro Sánchez le interesa tener amigos hasta en el infierno. Y ha vendido su alma al diablo. Bildu se convierte en uno de sus socios estratégicos para sacar adelante sus presupuestos. A cambio, naturalmente, habrá contrapartidas que sacarán de quicio a los españoles.

Nada es gratis en el mundo de la política. Sánchez se juega mucho con sus presupuestos. Si el Congreso se los tumba, hará el ridículo en Europa, en donde, como dice Aznar, se espera de España un gobierno fuerte para tomársela en serio.


Pedro Sánchez ya ha elegido a sus compañeros

Y Sánchez entiende que la fortaleza se demuestra andando. Progresando en la legislatura y sacando adelante sus proyectos. Por eso el gobierno socialcomunista está dispuesto a casarse con los defensores del terrorismo en el País Vasco y los partidarios de la ruptura con España en Cataluña. Por el camino se quedará Ciudadanos, que ha tendido la mano, pero se la han rechazado, fundamentalmente porque Pablo Iglesias no quiere tratos con ninguno de los que salieron en la foto de la Plaza Colón.

El precio que pagará Sánchez a independentistas y terroristas para aprobar los Presupuestos


Pero el apoyo de Bildu le saldrá caro a Sánchez. Cesiones y concesiones. Lo que empezó con el pésame al etarra que se suicidó en la cárcel seguirá con una serie de medidas que favorecerán a los presos del terrorismo. Entre ellas la del acercamiento a casa. También habrá concesiones en materia de política territorial, algo que permitirá al gobierno vasco ir más a su aire.

Y en Cataluña, más de lo mismo. El gobierno ya se ha puesto a trabajar en un decreto para reformar el delito de sedición. Un traje a medida para los presos golpistas, que no han podido beneficiarse del tercer grado, pero sí podrán hacerlo de esta medida de gracia que prepara Sánchez a cambio de sus votos.



El favor de Puigdemont a Sánchez

El "diablo" está tan contento, que Arnaldo Otegui ya ha anunciado que el gobierno cuenta con todas sus simpatías y su predisposición a llegar a acuerdos para votar a favor de los presupuestos socialcomunistas.

El precio que pagará Sánchez a independentistas y terroristas para aprobar los Presupuestos

Y mientras tanto el gobierno prosigue con su política de blanqueo del brazo político del terrorismo mientras expande el miedo contra Vox, que esos sí son los peligrosos para Pedro Sánchez.

Todo se le pone de cara a Sánchez para derrotar a la derecha en la batalla por los presupuestos. Hasta puede prescindir de Ciudadanos gracias al conflicto interno de la derecha independentista catalana que ha escindido al PDeCAT en dos unidades. Era la única formación nacionalista que se escapaba de la órbita Sánchez. Con la fractura que ha producido Puigdemont marchándose él y los pesos pesados a JxCat, Sánchez puede recurrir a los cuatro diputados que quedan ahí para hacerlos suyos y sumar a su favor.

Sin pretenderlo, Puigdemont puede hacerle a Sánchez un favor inestimable con su capacidad para dividir al independentismo (y todo lo que toca). Sánchez jamás soñó con el apoyo de esos cuatro votos del PDeCAT que siempre le han sido adversos y ahora se le ofrecen con tal de chinchar al fugado (doble) Puigdemont.

Los que apoyaron la investidura de Sánchez

 El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ya lo ha dejado claro: "lo deseable sería aprobar los Presupuestos Generales con la mayoría que facilitó la investidura". Más claro, el agua. Entonces Sánchez salió adelante con el apoyo de los 120 diputados socialistas, los 35 de Unidas Podemos, los 6 del PNV, los 2 de Más País, el único de Compromís, 1 de Nueva Canaria, 1 del BNG y 1 de Teruel Existe. Los 5 representantes de Bildu y los 13 de ERC no se mojaron a su favor, pero se abstuvieron y fueron fundamentales para tumbar al constitucionalismo, que obtuvo menos votos en contra que los favorables que recogió Sánchez.

La vergonzosa actitud de los socialistas mercadeando con los presupuestos

Queda claro que el tonteo con Ciudadanos no es más que un brindis al sol. Sánchez juega con todos, pero cuando la partida finalice tendrá que elegir. Y su gobierno está más cerca de Junqueras y Otegui que de Inés Arrimadas, a quien le tienen muchas ganas.

 

 

 

Facebook Twitter
Deja tu Comentario