Sacerdotes jubilados cuelgan una estelada de un centro geriátrico

  • Cataluña
  • 16-10-2018 | 17:10
  • Escribe: Daniel Guerra

La residencia sacerdotal de Sant Josep Oriol da la nota con una estelada colgada de un balcón.




La residencia sacerdotal de Sant Josep Oriol ha dado la nota este martes al colgar una estelada del balcón. La bandera anticonstitucional es una nueva muestra del apoyo que brinda la Iglesia catalana al independentismo. ¡Eso es amor al prójimo!

El portal Germinans Germinabit desvela que en los últimos tiempos se han producido varios incidentes de este tipo en la residencia: aparecen colgadas banderas y propaganda separatista. El motivo de ello ha sido el cambio de liderazgo que se ha producido tras la muerte de monseñor Francesc Raventós Pujol. Durante 43 años fue vicerrector y rector del centro respectivamente, pero ahora le ha sucedido monseñor Josep Serra Colomer.



La Iglesia catalana apoya al independentismo

Tras el fracasado golpe del 1-O en Cataluña, han sido varios los representantes eclesiásticos del lugar que han mostrado públicamente su apoyo a la independencia. Lo han hecho colgando propaganda en los edificios del clero o realizando plegarias para pedir la libertad de los presos golpistas.

“Por el restablecimiento del gobierno catalán y por la libertad de los consejeros elegidos democráticamente. Roguemos al Señor: Señor ten piedad, Cristo ten piedad”, sonó en la plegaria del pasado 6 de febrero en la Abadía de Montserrat, dirigida por el abad indepe Josep Maria Soler.



Para que ningún gobierno maltrate la dignidad de las personas y respete siempre sus derechos. Roguemos al Señor: Señor ten piedad, Cristo ten piedad”, continuaba la oración. De los derechos de los que no piensan igual, ni un comentario. Lo dicho: amor por el prójimo y poner la otra mejilla son conceptos que no conocen los separatistas, ni siquiera los de la Iglesia.

El Rey Felipe VI, colgado en el campanario de una Iglesia

Hace unas semanas también se produjo un feo incidente en la Iglesia de San Andrés, ubicada en Orrius (Barcelona). Allí apareció colgando del campanario un muñeco del Rey Felipe VI colgado boca abajo con una estelada sujeta y un cartel que rezaba: “ “A Òrrius no tenim rei, som república” (En Orrius no tenemos Rey, somos república). Paz y amor, como diría aquel. ¡Qué bochorno!



Facebook Twitter

Deja tu Comentario