Rosario Porto dejó una carta antes de suicidarse en la cárcel

  • Sucesos
  • 23-11-2020 | 09:11
  • Escribe: Álvaro Jiménez

"No creo que jamás se me cicatrice la herida sangrante que padezco", escribió Rosario Porto en la carta


Rosario Porto se suicidó el pasado miércoles en su celda de la cárcel de Brieva (Ávila). No era la primera vez que intentaba quitarse la vida aunque, en esta ocasión, si logró su propósito.

Sus deseos de suicidarse vienen de años atrás. Según El País, Rosario Porto envió una carta en el año 2017 a la redacción de Galicia en la que explicaba las razones por las que quería quitarse la vida.


Investigan la muerte de Rosario Porto, condenada por asesinar a su hija Asunta

En un primer momento, la misiva no se hizo pública en su momento a pesar de que Rosario Porto dio permiso para ello pero el citado medio de comunicación ha decidido sacarla a la luz ahora.


"Desearía que todos los días 21 desapareciesen del calendario. Siento enloquecer y me hundo todavía más en un negro y profundísimo pozo de desgarro, dolor y desesperación", explicó en la carta.

¡Brutal! La madre de Asunta intenta ahorcarse en la cárcel



Rosario Porto se mostró muy afectada y dolida por lo que le hizo a Asunta Basterra, su hija adoptiva, en septiembre de 2013. "No creo que jamás se me cicatrice la herida sangrante que padezco".

"A consecuencia de una intoxicación mediática y judicial que jamás hubiera podido imaginar (...) nos convertimos en unos monstruos que tras una falsa imagen de idílica familia escondían mentiras", destacó.

Admite que dejó morir a su bebé de 17 meses abandonándola en casa durante un mes

"Cualquiera que se fijase en nuestro hogar se daría cuenta al instante de que mi niña era el eje gravitacional en torno al cual giraban nuestras vidas", explicó Rosario Porto en 2017.

Rosario Porto estaba inmersa en una profunda depresión. "Estoy tan horrible, brutal e irremediablemente dañada con algunos colectivos profesionales que en no pocas ocasiones me cuesta evaluar mi presente situación con mesura y racionalidad. No entiendo nada, mi perplejidad, desesperación e impotencia son absolutos".

"Me doy cuenta de lo sumamente estúpida y bisoña que soy (...) Desde el minuto uno todo estuvo tan claro y transparente que no entiendo cómo no lo vi (...) ¿A quién le importaba lo más mínimo lo que en realidad le hubiese pasado a mi tesoro salvo a mí, única garante de salvaguardar su memoria?", dijo.

La acusada fue considerada culpable en 2015 por un jurado popular y el juez determinó que había acabado con la vida de su hija de mutuo acuerdo con Alfonso Basterra, que también está en prisión por el asesinato.

27 comprimidos de Orfidal y asfixiada

La autopsia de Asunta, la niña que adoptaron con tan solo un año, desveló que había sido drogada con al menos 27 comprimidos de Orfidal y asfixiada por oclusión de la boca y la nariz con un objeto blando.

Los padres, que se llevaban bien a pesar del divorcio, denunciaron su desaparición la noche del 21 de septiembre de 2013. La madre fue arrestada el 24 y Alfonso Basterra, el padre, poco después. Los análisis del cabello de Asunta, que estaba a punto de cumplir 13 años, revelaron que su cuerpo llevaba varios meses recibiendo ansiolíticos como los que tenía pautados Porto por el psiquiatra.

Facebook Twitter

Participa en la encuesta de DonDiario


Deja tu Comentario