Rodrigo Rato no consigue el trato de VIP que disfrutan los privilegiados presos golpistas y sediciosos catalanes

  • Política
  • 16-07-2020 | 08:07
  • Escribe: Gonzalo Palacios
Rato ya ha cumplido una cuarta parte de su condena y ha pedido perdón por sus pecados, algo que no han hecho los políticos catalanes condenados por el Tribunal Supremo.


El expresidente de Bankia y exvicepresidente económico del Gobierno de José María Aznar (PP), Rodrigo Rato, ha salido de prisión para disfrutar del segundo permiso de seis días concedidos por la Audiencia Nacional, que lo autorizó el pasado mes de febrero atendiendo al buen comportamiento y al no apreciarse riesgo de fuga. Rato no ha conseguido alcanzar el trato VIP que sí disfrutan los presos golpistas catalanes con el triple de años de condena sobre sus espaldas.

Rato ya disfrutó de un primer permiso de seis días a finales del pasado mes de febrero y ayer abandonó la prisión de Soto del Real para disfrutar del segundo que le fue autorizado antes de la pandemia por el Covid-19, según han informado fuentes penitenciarias. (El trato de VIP a los presos golpistas catalanes roza la prevaricación)



La concesión de ambos permisos fue adoptada, con el visto bueno de Fiscalía y del centro penitenciario de Soto del Real, por el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria, que acordó dos permisos de seis días cada uno para Rato. El ex dirigente del PP cumple condena de cuatro años y medio de prisión por el caso de las tarjetas 'black'.

El también ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), de 70 años, ingresó en la prisión madrileña a finales de octubre de 2018 y a día de hoy es el único de los 15 condenados que ingresaron en prisión por las tarjetas 'black' que continúa en el régimen ordinario.



Desde principios de diciembre de 2019, cuando llevaba algo más de un año en la cárcel, Rato ya podía empezar a pedir permisos ordinarios al haber cumplido una cuarta parte de esta condena, aunque en paralelo está a la espera de que se publique la sentencia por la salida a bolsa de Bankia, un caso en el que la Fiscalía Anticorrupción elevó su petición inicial para solicitar otros ocho años y medio de cárcel. (A Rodrigo Rato le caen cuatro años de cárcel por las tarjetas black)

Diferencia de trato con los presos golpistas

El reglamento establece para los clasificados en segundo grado o régimen ordinario un máximo de 36 días al año, sin poder acumular más de siete días de forma consecutiva. Así, de momento, Rato podrá disfrutar de dos permisos de salida de seis días cada uno.



Al ingresar en prisión, el exvicepresidente pidió perdón. "Acepto mis obligaciones con la sociedad y asumo los errores que haya cometido. Pido perdón a la sociedad y a aquellas personas que se hayan podido sentir decepcionadas", dijo el expolítico asturiano ante la prensa a las puertas de Soto del Real.  (El ya reo Rodrigo Rato pide perdón a la sociedad española)

Unas disculpas que aún no se han producido por parte de los políticos presos catalanes, que disfrutan de mejor trato penitenciario mientras amenazan con "volverlo a hacer". Ellos sólo tienen que dormir en la cárcel de lunes a viernes acogiéndose al tercer grado que ofrece un régimen de semilibertad.



 

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario