Rocío Flores, extremadamente retorcida con su madre: reniega de ella hasta límites insospechados

  • Famosos
  • 18-11-2021 | 08:11
  • Escribe: Eva Martín

Rocío Flores ni tan siquiera quiere parecerse físicamente a su madre: los retoques estéticos se han convertido en su fórmula para no ver nada de su madre cuando se mira al espejo




Rocío Flores reniega de su madre, Rocío Carrasco, hasta límites insospechados. La hija de Antonio David Flores no quiere tener nada que ver con su madre, hasta el punto de que está modificando paulatinamente su rostro a base de retoques estéticos. Asegura que es para sentirse mejor consigo misma, pero detrás de tanto retoque podría estar su interés en dejar atrás la herencia física de Rociíto.

"Soy joven pero coqueta, si te ves bien y no le haces daño a nadie…". Con estas palabras ha justificado Rocío Flores en El Programa de Ana Rosa su gran cambio físico de los últimos meses. Y es que a la transformación física que tuvo lugar en Supervivientes, con su pérdida brutal de peso, se ha sumado en los últimos tiempos una serie de retoques estéticos en su cara, que hacen que poco o nada quede de sus rasgos naturales.



Traición a María José Campanario: Belén Esteban y Jesulín de Ubrique se mensajean a escondidas

"Me he rellenado un poco los labios porque no me los veía bien desde que fui a 'Supervivientes', me puse un poco de bótox también en el entrecejo porque siempre tengo esa arruga de expresión y tengo un hueco de la nariz desde pequeña y me lo he rellenado porque con la pérdida de peso, desde 'Supervivientes', se me notaba más", afirmó Rocío Flores en el programa en el que colabora.



En ese sentido, la joven asegura que durante mucho tiempo ha estado acomplejada: "Me he valorado tan poco y me he querido tan poco que ahora me encuentro bien conmigo misma", ha zanjado al respecto de sus retoques estéticos, en su opinión necesarios para volverse a sentir bien consigo misma después de haberse maltratado psicológicamente (qué ironía) durante muchos años.

Quiere dejar de parecerse a su madre

Sin embargo, detrás de tantos retoques podría haber una cuestión mucho más retorcida: el deseo de no parecerse a su madre, Rocío Carrasco, con la que mantiene una guerra desde hace años acentuada a raíz de la emisión de la docuserie con la que la hija de la más grande señaló a Antonio David como un maltratador psicológico que ha ejercido violencia vicaria contra ella.



Tras haberse retocado tantas cosas, el parecido natural entre madre e hija ha ido desapareciendo poco a poco y ahora mismo por su aspecto nadie podría decir que Rocío Flores es hija de Rociíto. De hecho, también cuesta encontrarle el parecido a la joven con su padre, Antonio David Flores. Que cada cuál saque sus propias conclusiones sobre a quién se parece más.

Rocío Flores, no obstante, asegura que a pesar de todo sigue teniendo mucha naturalidad en su comportamiento, que es lo que en su opinión debería importar más que el aspecto: "En redes me muestro natural, como soy, muy real. Que me haga algún retoque, sí. Pero eso no me quita naturalidad ni quiero por ello fomentar ningún estereotipo", ha finalizado.



Carlota Corredera levanta el pie del acelerador: se avecina timo en la segunda parte de la docuserie

Después de todo lo que se está haciendo, Rocío Carrasco será incapaz de reconocer a su hija no solo por su comportamiento, sino también por su aspecto físico, cada vez más alejado de lo que dicta la genética familiar.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario