¡¡¡Rivera gana El Debate según la media de votación de los principales periódicos españoles!!!

  • Política
  • 23-04-2019 | 08:04
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Albert Rivera, el gran triunfador del debate de TVE, puso contra las cuerdas a Pedro Sánchez, al que tuvo que pedirle calma dos veces.




Albert Rivera tiene motivos para salir eufórico del debate de TVE en el que barrió a sus oponentes según la opinión de los españoles expresada en las encuestas de los principales medios digitales y en papel. 

El debate de TVE era importantísimo porque estaba en juego el voto indeciso que supera el 40% entre los llamados a votar en las elecciones generales del próximo domingo. La impresión que quedó es que Albert Rivera sobresalió sobre el resto dentro del tono mediocre de un debate farragoso que no aportó ninguna novedad destacada.



Rivera puso nervioso a Sánchez

Rivera consiguió restarle protagonismo a Casado en el objetivo común de erosionar a Pedro Sánchez. Hasta logró ponerle nervioso y reprenderle en dos ocasiones por ello mientras sustentaba su artillería en demostrar que Sánchez es cautivo de Torra y de Otegi, llegando a llamar "nazi" al presidente catalán. Rivera midió los tiempos y alzó la voz cuando tuvo que hacerlo. 

Rivera rivalizó con Casado en el protagonismo de la voz crítica con la labor de Sánchez al frente del gobierno. Y suyos fueron los momentos más brillantes  del debate exigiéndole a Sánchez que se manifestara en torno al polémico indulto que está dispuesto a ofrecer a los presos catalanes en caso de sentencia condenatoria. Sánchez se sintió acorralado y no encontró más respuesta que tildar de mentirosos a su rivales políticos y a reclamar un "detector de verdades" para ellos. 



El momento estelar que elevó a Rivera a trending topic se produjo cuando el líder de Ciudadanos colocó en su atril la foto de Sánchez y Torra en la cumbre de Pedralbes convenientemente enmarcada, como si fuera la mesilla de su casa. En otro momento llegó a dejarle a Sánchez en su atril una de sus láminas ante el poco interés que ponía el líder del PSOE en escucharle. Rivera habló de "la foto de las 21 condiciones de la vergüenza" y resumió que echar a Sánchez de La Moncloa es "una emergencia nacional" para devolver la dignidad a los españoles".



Casado e Iglesias

Casado, por su parte, le dijo: “usted no da la talla como presidente del Gobierno. Por pertenecer en La Moncloa pacta con el Lucero del AlbaPero lo que es inadmisible es que pacte con aquellos que quieren romperla, los proetarras y los que quieren la vía eslovena”



Mientras tanto, Pablo Iglesias se mostraba ausente, desconectado de la trama a la que daban vida los otros tres candidatos, con referencias constantes a la constitución, que llevaba en la mano, y reclamando sin éxito a su amigo y socio Sánchez que se mojara sobre un posible pacto postelectoral entre el PSOE y Ciudadanos, un tema que le tenía muy preocupado mientras pedía a los demás menos gritos e insultos. 

Rivera se fue creciendo a lo largo del debate y alcanzó su momento cumbre cuando le dijo a Casado: “¿Sabe dónde está el milagro económico del PP? En la cárcel”, para rematar su actuación acusando a Sánchez de enchufar a 500 amigos en las empresas publicas y colocar al mando de Correos a su ex jefe de gabinete, "que no sabe pegar un sello" con un sueldo de "200.000 eurazos".



Rivera se le sube a las barbas a Casado: Algo más que un socio útil

Casado, por su parte, afeó a Sánchez que presumiera de logros económicos que se han logrado siguiendo los presupuestos generales que recibió en herencia del PP y que además él rechazó. Y trató de acaparar el protagonismo como líder de la oposición y única alternativa válida al gobierno de Sánchez. Pero Rivera se desmarcó de la condición de socio útil y necesario para gobernar que le han asignado en el PP y reclamó su posición como outisder y opción auténtica de cambio. 

Rivera llegó al debate tocado por las encuestas y salió de él como el gran triunfador. Desde que inició su intervención arremetiendo contra TVE y Rosa María Mateo, hasta que acabó poniendo contra las cuerdas al presidente Sánchez con una pregunta definitiva: “¿Dimitirá usted si hay sentencia condenatoria firme por los ERE en Andalucía?” y rematando su intervención final con una referencia durísima al silencio:  “El silencio que se oye es el silencio cómplice de Sánchez y el del que heló la sangre a los españoles cuando los independentistas quisieron romper Cataluña”.

Rivera está convencido de que puede dar la campanada

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado, tras el debate mantenido en RTVE, que "se puede remontar" y "dar la campanada" el próximo 28 de abril, pero ha pedido a los suyos que trabajen con humildad como hasta ahora porque, aunque según ha señalado les dan "como ganadores" en el debate de ayer, lo importante es ganar las elecciones.

Al llegar a la sede de su formación política, los militantes y cargos de Cs le esperaban al grito de "presidente". "Tu sí que vales", le han coreado después de que Rivera les pidiera "tabajar" y "reponerse". "Aunque muchos nos dan como ganadores, pero lo importante no es ganar debates, sino ganar el 28 de abril y que haya un cambio político en España", ha dicho entre aplausos de sus partidarios.



El presidente del partido naranja ha confesado haber "disfrutado" con el debate. Según ha dicho, hoy se ha visto por qué Pedro Sánchez no quería debatir. "Hemos visto por qué no quería debates y por qué ha intentado impedirlo", ha señalado antes de recordar lo nervioso que se ha puesto el jefe del Ejecutivo cuando le han preguntado por los indultos a los independentistas, si va a dimitir por los ERE de Andalucía o si va a pactar con Torra.

"Aún no hay nada que celebrar"

Rivera ha insistido en que no van a parar hasta lograr un proyecto alternativo para España, para tener un país sin privilegios. En su opinión, "se puede remontar y dar la campanada, solo hay que creer en la victoria".

Según Rivera, Ciudadanos "puede dar la vuelta al marcador" como lo hicieron en Cataluña ganando a los independentistas, o en Andalucía el pasado 2 de diciembre.

"Os prometo que como hagamos las cosas como hoy el 28 de abril va a llegar el color naranja a la Moncloa", ha remachado antes de pedir a sus partidarios reunidos en la sede que fueran a descansar para seguir con el debate de mañana porque aún "no hay nada que celebrar".

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario