¿Qué diferencia hay entre una toxina y un veneno?

¿Qué diferencia hay entre una toxina y un veneno?

06/10/2022

| Laura Abad

Facebook
Twitter

Los términos son muy parecidos. Básicamente podrían ser lo mismo, pero hay algunas pequeñas diferencias

El veneno y la toxina son dos cosas diferentes. Sin embargo, hay muchas similitudes entre los dos. En términos no técnicos comunes, no hay daño en el uso de las dos palabras de manera intercambiable. El veneno tiene un significado amplio y general, pero la toxina es un poco más específica.

El veneno es cualquier producto químico que es perjudicial para la salud. Un veneno puede ser sintético o naturalmente disponible. A veces es difícil etiquetar un producto químico o una sustancia como un veneno. Algunos químicos son venenosos para ciertas especies. Por ejemplo, los herbicidas son venenosos para las malezas, pero no para los cultivos.

Los pesticidas son venenosos para los insectos y plagas. Algunas de estas sustancias podrían ser tóxicas para los seres humanos y otros animales dependiendo de la concentración y los niveles de exposición. Algunos productos químicos se convierten en venenos cuando se usan de manera inadecuada. Podría haber incidentes en los que una combinación de productos químicos generalmente dañinos produzca un veneno cuando se mezclen. Es extremadamente importante que las personas sigan las instrucciones precisamente cuando se trata de manejar venenos.

Los plaguicidas, herbicidas, productos químicos domésticos, medicamentos recetados, drogas ilícitas, mordeduras de animales / serpientes / arañas, ciertos extractos de plantas / hongos y secreciones microbianas pertenecen al gran grupo de venenos.

La toxina es una sustancia dañina producida por los seres vivos. Las toxinas son producidas por bacterias, hongos, insectos, especies marinas, animales, reptiles como serpientes y escorpiones, y también algunas plantas. ¿Por qué los seres vivos producen toxinas? No hay una respuesta simple. Estas toxinas producidas por una variedad de seres vivos sirven para diferentes propósitos. Las toxinas bacterianas se producen para ser patógenas. Los hongos producen toxinas para eliminar la competencia por los alimentos de otros microbios.

Los animales producen toxinas para defenderse de los ataques de otros animales, para atacar a otro animal, etc. Las plantas producen toxinas para repeler plagas, etc. Las toxinas pueden tener diferentes mecanismos de acción. Una toxina puede alterar una reacción metabólica, activar una reacción química dañina, aumentar o disminuir la concentración de sustancias químicas esenciales dentro del cuerpo y alterar la salud.

Los estudios actuales han encontrado que, ante ligeros cambios, algunas toxinas podrían usarse en aplicaciones medicinales. Un ejemplo de ello es la nicotina. La toxicidad varía de una sustancia química a otra. Algunos pueden ser mortales. Las toxinas no son productos químicos malos. Son parte de la naturaleza. Encuentros accidentales con toxinas pueden ocurrir en cualquier momento. Es nuestra responsabilidad estar al tanto de estas toxinas y sus efectos. Si el público está debidamente informado, se podrían prevenir muchos incidentes.

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario