Puigdemont se queda solo: sin sitio frente a Sánchez, y sin dinero para el Tribunal de Cuentas

  • Cataluña
  • 05-07-2021 | 21:07
  • Escribe: Redacción

Yolanda Díaz no cuenta con la presencia del independentista de Waterloo en la mesa de negociación entre la Generalitat y el Gobierno de Sánchez.




Carles Puigdemont quedaba fuera de los indultos ofrecidos y  aprobados por el Gobierno de Pedro Sánchez a los independentistas condenados por el 1-O,debido a su condición de fugado de la Justicia española, constante desde 2017.

Una fuga que no ha sido suficiente, sin embargo, para que el independentista de Waterloo pueda evitar la condena impuesta por el Tribunal de Cuentas, que ha valorado en 5,4 millones el montante que deben devolver los 34 responsables del procés independentista del 1-O, recayendo sobre el ex president una deuda de 1,9 millones.



Dinero que, para Puigdemont, es una "cantidad de dinero que (España) quiere robar [...] Cosas de la democracia española, donde el franquismo sigue vivo" se lamentaba el fugado de Waterloo a través de Twitter.

Cantidad que el independentista, presumiblemente, no será capaz de asumir. Y es que, según los datos económicos del expresident de 2018, último año de su declaración de bienes como diputado del Parlament, el patrimonio de Puigdemont estaba valorado en 150.000 euros: en concreto, una vivienda al 50% de 280.000 euros, y 10.000 eros en cuentas corrientes. 



A su vez, Puigdemont había acumulado unas deudas por cerca de 120.000 euros; números sorprendentes para el ex president, que podrían no haberse solventado a pesar del sueldo de eurodiputado del fugado de Waterloo, que mantiene su petición de financiación a los fieles del independentismo para mantener su tren de vida en Bruselas.

Tampoco podrá contar el ex president con el aval de la Generalitat de Cataluña, ya que el propio Pere Aragonès ha reconocido las dudas del Govern sobre la viabilidad legal de este apoyo, ya que la Generalitat podría incurrir en delitos de malversación y prevaricación. 



"Estamos estudiando las vías que tenemos a nuestro alcance. Es difícil [...]Tenemos que activar mecanismos de solidaridad desde la sociedad" ha lamentado el republicano ante los medios de comunicación. 

Tampoco estará presente en la mesa de negociación

Un varapalo económico del expresident que se suma a la caída de JxCat, no sólo como fuerza independentista prioritaria dentro del Govern, sino como fuerza de negociación con el Gobierno de España.



Y es que la mesa de diálogo que se reanudará en septiembre entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la Generalitat de Pere Aragonès tendrá como gran protagonista secesionista a ERC, en un momento en el que ambas formaciones independentistas están en plena tensión política sin solución. 

Algo que ha provocado que no se espere que Carles Puigdemont esté invitado a la mesa de negociación, tal y como ha dejado entrever Yolanda Díaz, quien sí estará presente en la reunión bilateral.

"Es importante hablar de política sin nombres propios. Hay muchísimas personas afectadas por esto en Cataluña" ha asegurado la ministra, destacando que la ausencia del ex president "no debe ser un problema" para llegar a acuerdos entre ambas partes.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario