Puigdemont, de mofarse de España a lloriquear por la inmunidad en Europa: ¿En qué quedamos?

  • Cataluña
  • 02-10-2021 | 09:10
  • Escribe: Daniel Guerra

El Parlamento Europeo cuenta con un plazo de 15 días para decidir sobre la inmunidad parlamentaria del ex president fugado.




Carles Puigdemont era detenido en Italia cuando viajaba, exento de la inmunidad parlamentaria europea, para participar en un evento independentista que tendría lugar en Cerdeña. Una detención que provocaba que, a las pocas horas, se reactivara la polémica sobre la situación judicial del ex president de Cataluña.

Así pues, la Justicia italiana dejaba en libertad sin medidas cautelares al fugado de Waterloo, imponiéndole presentarse ante el Tribunal de Apelaciones de Sassari el próximo 4 de octubre, momento en el que se decidirá el futuro judicial del ex president.



Una decisión de la Justicia italiana que se producía a la vez que el Tribunal Supremo español, liderado por el juez Pablo Llarena, exigía nuevamente la entrega de Puigdemont a la Justicia española a través de la extradición, haciendo especial hincapié en la eurooden dictada contra el independentista en 2019 y que, según el magistrado Llarena, sigue en vigor y activa a nivel internacional.

Inadmisible: Torra hacía lo que le daba la gana y perdonó multas a 1.200 manifestantes indepes en 2020



Afirmaciones del Tribunal Supremo que se contradicen con lo que aseguró la Abogacía del Estado ante el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE), destacando el organismo español que la euroorden estaba suspendida debido a la cuestión prejudicial planteada por Llarena al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

15 dias para decidir el futuro de Puigdemont

Así pues, el TGUE retiraba la inmunidad parlamentaria a Carles Puigdemont, así como a Toni Comín y Clara Ponsatí, el pasado 30 de julio, entendendo que las euroórdenes contra ellos estaban suspendidas y que, por tanto, no había riesgo de ser detenidos o extraditados.



Un planteamiento que desmiente el juez Llarena, que ha sostenido en diversas ocasiones durante estos últimos días que la cuestión prejudicial no interrumpe la orden de extradición contra el ex president, la cual está activa y debe ser respetada.

Exigencias del Tribunal Supremo español que han acabado con la seguridad de Carles Puigdemont, quien aseguraba hace unos días que la Justicia española seguía haciendo el "ridiculo" a nivel europeo, confiando en su completa libertad a partir del 4 de octubre.



La conspiración de Puigdemont: ha perdido completamente la cabeza tras su detención

Una libertad que ahora está cada vez más cuestionada, y que ha llevado al independentista a pedir este viernes al TGUE que se le devuelva la inmunidad como eurodiputado, único condicionante que podría evitar su extradición a España este mismo octubre.

Petición in extremis del ex president fugado que vuelve a demostrar, no sólo el miedo irracional del independentista a ser juzgado por la Justicia española, tal y como hicieron el resto de líderes independentistas, sino también la doble vara de medir que ostenta Puigdemont, que desprecia la Justicia europea cuando coincide con las apreciaciones españolas, pero en la que confía como su único 'salvavidas' para evitar su enjuiciamiento por el procés del 1-O.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario