¿Puede una perra comportarse como un gato

¿Puede una perra comportarse como un gato

16/07/2022

| Laura Abad

Facebook
Twitter

Su actual dueño la adoptó cuando Tally tenía 2 añitos, y eran los anteriores dueños los que la estaban criando con varios gatos

Basta con que la perra haya crecido durante gran parte de su vida junto a unos gatos. Es lo que le ha sucedido a Tally, una mezcla de husky, malamute. "Fue criada entre gatos y ahora cree que ella también es un gato. O al menos, se comporta como uno".  asegura su propietario. Tally desde muy pequeña empezó imitando todo lo que hacían sus compañeros felinos, lo que podía haber sido un simple juego, se convirtió en su forma de ser. Y por eso esta perra es tan peculiar

La perra fue adoptada cuando tenía dos años, pero sus anteriores dueños la habían criado junto a sus gatos. Así, al igual que los felinos, «Tally disfruta acurrucándose en sitios pequeños, como en cajas y le gusta ignorar a otros perros. Parece muda, no hace ningún ruido y le encanta tumbarse a observar silenciosamente a la gente todo el día y darse una buena sesión de rayos de Sol.

Es un caso extraordinario de cómo las influencias durante las edades más tempranas son muy poderosas para el desarrollo de un animal. Y Tally es especial porque ha crecido y muchos rasgos de su comportamiento son puramente felinos. Se sienta como un gato, le gusta escarbar en las macetas, rascar las alfombras afilarse las uñas estirándose, meterse dentro de cajas… 

Aunque quizás uno de los detalles definitivos que demuestra su carácter atípico es que a la perra no le gusta que le rasquen la barriga: "se queda mirándote y suspirando hasta que dejas de hacerlo",  comenta su amo

Facebook
Twitter

Deja tu Comentario