Piqué: ¿Por qué no dejas en paz a España?

  • Deportes
  • 07-11-2018 | 18:11
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Las presiones de Piqué a Luis Enrique para que seleccione a Jordi Alba sólo sirven para perjudicar a La Roja y alejar aún más al lateral culé de la selección.


¿Por qué no deja Gerard Piqué en paz a España? Anunció  hace ahora un año que rompería su vinculación con la selección española de fútbol una vez acabado el Mundial de Rusia. Él mismo estableció la cuenta atrás. Llegó el triste final de La Roja en Rusia 2018 y Piqué se despidió de ella, lo que para muchos supuso la liberación de un elemento incómodo y distorsionador que generaba rechazo entre los aficionados españoles por su faceta de faltón al Real Madrid y su condición de independentista jugando, sólo por dinero, con una selección que no considera la suya. 

Piqué vuelve a la selección para tocar lo que no suena

Ya liberados del mal rollo que generaba Piqué, la entrada de Luis Enrique en la selección pareció aportar aire fresco y renovado, una nueva ilusión para los aficionados tras la decepción de un Mundial en el que Piqué, entre otros, no estuvo a la altura. 

Y cuando las cosas parecía que volvían a funcionar en La Roja, ha aparecido de nuevo Gerard Piqué, que tiene que meterse en todo para ser feliz, tocando lo que no suena y enturbiando  el buen clima del grupo. A Luis Enrique le dio por no seleccionar a Jordi Alba -él sabrá por qué- y a Piqué no le ha parecido bien y ha decidido meterse en donde no le llaman para ejercer de mediador entre su compañero del Barcelona y el seleccionador. 

Luis Enrique intentó convencer a Piqué para que siguiera

Y a Luis Enrique no le ha hecho ninguna gracia. Ya no le gustó que Piqué le dejara colgado cuando le llamó este verano poco después de tomar posesión de su cargo de seleccionador. El técnico asturiano le pidió que siguiera en la selección y Piqué, más arrogante que nunca, se negó, ya había tomado su decisión y no la iba a cambiar "por mucho que Luis Enrique fuera el seleccionador".

Eso le dolió a Luis Enrique, que confía en el Piqué futbolista y estaba convencido de que podría convencerle para que reconsiderara su decisión y siguiera en la selección al menos un par de años más. Luis Enrique es de los que piensan que Piqué y Sergio Ramos forman la mejor pareja de centrales del mundo.

El abrazo del oso

Pero Piqué le dio con la puerta en las narices al ingenuo Luis Enrique y ahora aparece dispuesto a presionarle con el fin de que cambie su decisión de prescindir de Jordi Alba. Y a Luis Enrique le ha molestado, y mucho, que el "negociante" Piqué quiera marcarse en público el éxito de hacer cambiar de opinión a Luis Enrique sobre Jordi Alba. Las palabras de Piqué tras el clásico reclamando la presencia de Jordi Alba en La Roja y confiando en que "Luis Enrique rectifique", juegan más en contra que a favor de Jordi Alba. Es el abrazo del oso y el lateral ya debería saberlo.

Luis Enrique no duda de que Jordi Alba es el mejor lateral izquierdo de España y posiblemente del mundo. Pero entre ellos se abrió una brecha en su convivencia en el Barcelona y ese divorcio sólo puede solucionarse cara a cara, con el jugador pidiendo disculpas por hechos que sucedieron en el pasado. A día de hoy no se ha producido este encuentro y Jordi Alba tiene hasta mañana para solucionar "lo suyo" antes de que Luis Enrique haga pública la próxima lista de La Roja.

Piqué: ¿por qué no dejas en paz a España?

Lo que no acepta Luis Enrique es intermediarios para solucionar un tema personal con Jordi Alba: “Piqué sabe mucho de fútbol y acepto su consejo, pero yo he llegado hasta aquí por mi manera de entender el fútbol”, Es el mensaje que le envió el seleccionador al central culé ayer aprovechando dos preguntas de Movistar +. 

Luis Enrique está dispuesto a perdonar a Jordi Alba y empezar de cero con borrón y cuenta nueva. Nunca hubo feeling entre ambos y el propio Alba lo dejó claro en público cuando recién aterrizado Valverde en el Camp Nou dijo: "Con él me va a ir mucho mejor que con Luis Enrique". Pero Luis Enrique, que no es tonto, estás dispuesto a seleccionarle, de la misma manera que contó con él como titular en el Barça. Es una situación parecida al choque que en su día tuvo con Messi en Anoeta. Se dieron la mano y un Barça que amenazaba ruina en enero acabó ganando el triplete en mayo.

El problema entre ambos sólo lo pueden solucionar ellos. La participación de Gerard Piqué sólo puede emborronar la situación en perjuicio de la selección, a la que le interesa el retorno del lateral culé. Por tanto, lo mejor que le podría pasar a La Roja es que Piqué se vaya, pero de verdad. Además de no jugar, a España le iría mejor si Piqué dejara de incordiar y de intentar manejar la selección a su antojo. Su participación en esta crisis de relación entre Luis Enrique y Jordi Alba sólo ha servido para perjudicar al fútbol español. Y él lo sabe.

 

 

 

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario