Pipi Estrada ya tiene las tetas tiesas

  • Famosos
  • 24-06-2019 | 06:06
  • Escribe: Álvaro Jiménez

El periodista se ha sometido a una operación de pechos.


El conocido periodista deportivo Pipi Estrada se ha sometido a una operación quirúrgica para rejuvenecer su aspecto, según ha informado El Economista.

Pipi Estrada ha decidido extirparse las glándulas mamarias y se ha hecho una liposucción a manos del doctor Claudio Colombo, de la Clínica CEME. (Las trolas del bufón de Pedrerol, Pipinocho Estrada... ¡¡Qué fantasma!!)


El periodista deportivo salió a las siete de la mañana de casa para acudir al centro sanitario donde se realizó la intervención para mejorar su aspecto físico.

Según la citada fuente, Pipi Estrada se dejó el dni en casa y firmó la autorización donde no debía por los nervios previos a la operación quirúrgica. (No es una broma: ¡¡Pipi Estrada va a operarse los pechos!!)


"No me he enterado de nada... Yo soy de las pocas personas que son capaces hasta de roncar cuando están anestesiadas. Me lo dijo un médico cuando me operaron de las dos hernias inguinales", ha dicho Pipi Estrada tras la operación.

"Ha sido una ginecomasta, una operación en la que te quitan la glándula mamaria. También me han quitado la grasa que tenía en el pechito y se me va a quedar todo liso, liso por completo. Entre la grasa de los flancos y el vientre y lo del pecho me han quitado dos kilos y medios de grasa", ha explicado el periodista. (Ea, ea, ea… ¡Pipi Estrada se cabrea! Pipinocho, el trolero oficial de El Chiringuito de Pedrerol)



Pipi estrada asegura no tener complejos

"Yo no tenía ningún complejo. Soy un tío muy apañado y físicamente no estoy mal. Me pongo un traje y lo luzco muy bien porque tengo buen percha, pero lo de las tetitas si me daba un poco de apuro. Te voy a contar un secreto. A veces incluso me ponía un esparadrapo en el pecho, como hacía Carmen Sevilla, pero ella en el cuello, para estirar la piel y que no se notara", ha señalado.

Por último ha indicado que no tiene miedo de convertirse en un adicto a estas operaciones como Kiko Matamoros. "Compararme con Kiko Matamoros es como comparar a una cucaracha con un elefante. Él es un tonto que no sabe de que va la vida y yo no me quiero convertir en una momia, quiero ser un ser humano decente que se encuentra bien. Y además, yo me he puesto en las mejores manos".

Facebook Twitter
Deja tu Comentario