Pilar Rahola, con su verborrea babosa, ataca cruelmente la forma de vestir de la esposa de Casado

  • Cataluña
  • 09-11-2018 | 11:11
  • Escribe: Redacción

Pilar Rahola cuenta la verdad a medias cuando critica la vestimenta de la esposa de Casado para acudir a un acto benéfico.




 

PIlar Rahola, la independentista que ha encontrado el sustento en TV3 ejerciendo de polemista y a la vez de telepredicadora, no pierde la oportunidad de atizar a los partidos independentistas desde su púlpito de la televisión pública catalana.



Esta vez le ha tocado el turno a la esposa de Pablo Casado, Isabel Torres Orts, que ha recibido simplemente por su manera de vestir. Igual es la envidia de que a ella no le cae la ropa como a la señora de Casado.

El grave error de Rahola con la esposa de Casado

A la Rahola no le gustó que Isabel Torres acudiera "a una gala para niños pobres con vestido de seda, tacones y abrigo de zorro". Visto así, puede parecer razonable lo que dice Rahola. Sin embargo, como es habitual en ella y en los gurús del independentismo, explica la verdad a medias y sólo cuenta lo que a ella le interesa.



Y es que aunque el objetivo de la gala era de carácter benéfico, lo cierto es que Isabel Torres acertó con su vestimenta dado que el evento era en el Teatro Real y se requería etiqueta en el vestir.

Ese día se recaudaron 250.000 euros que fueron destinados al Aula Social del Teatro Real y no a los "niños pobres", sin más, como decía Rahola. La cantidad es el resultado de donaciones y del precio del cubierto de la cena posterior: 1.000 euros. El Programa Social del Teatro Real, del que forma parte Aula Social, atiende a menores que reciben formación en el coliseo para la creación de un coro y una agrupación orquestal procedentes de la Fundación ANAR, Fundación de Síndrome de Down Madrid, Federación Autismo Madrid, Ayuda en Acción, Federación Española de Padres de Niños con Cáncer y Fundación Víctimas del Terrorismo.



Se representaba El Cascanueces y hasta el Teatro Real se acercaron políticos de todos los partidos, empresarios y personajes de la vida social y cultural española, todos vestidos de acuerdo a lo que requería el acto: de etiqueta.

PIlar Rahola ha vuelto a equivocarse una vez más. Y seguramente, consciente de que estaba engañando a su audiencia, aunque eso es lo de menos si el mensaje llega, que de eso se trata.



 

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario