Pedro Sánchez tiene lo que se merece por vender su alma al 'diablo podemita'

  • Política
  • 01-11-2021 | 21:11
  • Escribe: Daniel Guerra

Mantener un Gobierno de coalición sin coalición no es viable: PSOE y Podemos están en guerra, y muy sucia




PSOE y Unidas Podemos están en guerra, con varios frentes abiertos, un hecho que hace que el Gobierno de coalición pierda cada vez más credibilidad y que se empiece a dar por agotada la legislatura. Cuatro nuevos enfrentamientos amenazan con acabar de romper los pocos lazos que quedan entre ambos partidos: la Ley de Seguridad Ciudadana, la Ley de Vivienda y la reforma de la luz, pero sobre todo la ley de la reforma laboral.

El juego sucio de Podemos está haciendo buenas las palabras que pronunció Pedro Sánchez antes de aliarse con Pablo Iglesias por interés: el presidente del Gobierno confesó que le costaría dormir por las noches teniendo como socio a Podemos. Ahora está saboreando esa sensación ante la presión del partido morado en diferentes cuestiones, arrinconando al PSOE de malas maneras para intentarle forzar, con ayuda del independentismo, a tomar decisiones que no comparte.



Lardero, no Laredo: Pedro Sánchez no sabe ni de dónde era el niño asesinado en La Rioja

No es la primera vez que ha sucedido, y todo apunta a que volverá a pasar en las próximas semanas: las enmiendas de Podemos rechazadas en el Consejo de Ministros acaban viendo la luz en el Congreso, sembrando la discordia entre ambas formaciones.



Y ya no es una cuestión de ideología, es solo una cuestión de tocar las narices. Y es que Pedro Sánchez ha afirmado recientemente que no se va a derogar la reforma laboral que planteó el PP en el año 2012, sino que se van a rectificar algunas cosas. Es exactamente lo mismo que expresó Yolanda Díaz en enero de 2020: "Técnicamente no es derogable toda la reforma laboral, sería irresponsable". Sin embargo, ahora en Podemos ponen el grito en el cielo. A ver si se aclaran.

Guerra sucia contra el PSOE

Pedro Sánchez tiene lo que se merece. Cuando vendes tu alma al diablo al final pasan este tipo de cosas. Se alió con la gente equivocada y ahora está pagando un alto precio por ello. Todos sus socios se han lanzado a degüello contra él por sus palabras sobre la reforma laboral, empezando por Echenique: "Los acuerdos deben mantenerse", espetaba el portavoz podemita, aportando un documento en el que aparecen algunos de los compromisos del Gobierno de coalición, entre los que aparece la derogación de dicha reforma.



Iñigo Errejón, de Más Madrid, atacaba también con más de lo mismo: "Pedro Sánchez ahora evita hablar de derogación y dice que solo hay que reconstruir “algunas cosas” de la reforma laboral. Le recordamos que se comprometió en el Congreso y no puede quedarse a medio camino", espetaba otro de los socios de Sánchez.

Finalmente, también el nacionalismo vasco ha cargado contra el presidente por poner matices a la derogación de la reforma laboral: "Hemos pasado de hablar de derogación total o parcial a hablar de reconstruir 'algunas cosas'. Es hora de abandonar los eufemismos y las ambigüedades y derogar la reforma laboral como se comprometió el Gobierno con EH Bildu. Toca cumplir ya con las demandas de la mayoría social", apunta la portavoz de los herederos de ETA.



No existe persecución judicial a Podemos: victimismo e hipocresía al estilo indepe

El presidente del Gobierno ha hecho tantas concesiones a independentistas y podemitas que ya le toman por el pito del sereno y piensan que tiene que hacer cualquier cosa que ellos les digan. Seguramente Pedro Sánchez tiene que estar muy arrepentido de haber pactado con esta gente, que a la mínima de cambio le apuñala por la espalda y demuestra aquel refrán que dice que 'el que con niños se acuesta, meado se levanta'.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario