Pedro Sánchez encuentra una excusa para subirse al Falcon

  • Política
  • 25-06-2019 | 16:06
  • Escribe: Guillermo Vives

Hoy ha inaugurado el AVE Madrid-Granada y ha vuelto en avión para entrevistarse con Iglesias y avanzar en el "gobierno de cooperación".


El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha emprendido el regreso a Madrid tras inaugurar el AVE a Granada a bordo de uno de los aviones Falcon que el Ejército del Aire tiene reservados para el traslado de autoridades.

El jefe del Ejecutivo se subió a un AVE con rumbo a Granada, línea que este miércoles se abrirá al público, a las 9.15 horas de este martes desde la estación de Atocha. El tren ha hecho una parada en Antequera (Málaga) para recoger al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, que se ha unido a la comitiva -junto a otros dirigentes políticos como su antecesora en el cargo, la socialista Susana Díaz-- de este viaje inaugural.


El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, que acompañó a Sánchez en el trayecto de ida a Granada en el AVE, de algo más de tres horas, tampoco ha regresado al tren, pero en su caso no se ha subido en el Falcon, han informado fuentes de su departamento.

En el tren de vuelta a Madrid sí se han subido autoridades como el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, otros representantes de Renfe y Adif, así como los medios de comunicación que han cubierto el acto.


Cumbre Sánchez-Iglesias en Madrid

Sánchez ha puesto rumbo de regreso a la capital española minutos después de que saltara a la prensa la noticia de que se iba a reunir este martes de nuevo con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, para intentar avanzar en la fórmula del Gobierno de cooperación que los socialistas han propuesto a los morados.

Fuentes de Podemos señalan que la petición de reunirse llega desde el PSOE y que la formación 'morada' irá con el objetivo de pedirle a Pedro Sánchez que les aclare cuál es "exactamente su posición actual respecto a la formación de gobierno". Señalan que en los últimos días han escuchado "mensajes muy diversos" y "posiciones contradictorias" expresadas por el PSOE.



Esta será la cuarta reunión que ambos líderes mantienen tras la celebración de las elecciones generales del 28 de abril. La última se celebró el lunes 17 de junio también en La Moncloa.

La última oferta trasladada por Sánchez a Iglesias aceptaba la entrada de miembros de Podemos en puestos de responsabilidad en la Administración, pero fuera del Consejo de Ministros, un planteamiento inaceptable, por insuficiente, para los 'morados'.

Con la negociación encallada con Podemos, el PSOE ha pretendido aumentar la presión sobre PP y Ciudadanos, pero nada por el momento indica que esa presión esté surtiendo efecto en las formaciones conservadoras, ni siquiera en Ciudadanos, pese a varias dimisiones entre el sector crítico con el viraje de la formación hacia la derecha.

Fuentes socialistas perciben en los 'populares' incluso el interés de ir a unas segundas elecciones, convencidos de que supondría una oportunidad para ellos de morder en el electorado de Ciudadanos y de aumentar la distancia con ellos. Pero tampoco ven al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, rectificando su actual estrategia de intentar sustituir al PP como partido hegemónico del centro derecha, a no ser que se viera al borde del precipicio, un extremo que no ha llegado aún.

La investidura, en julio

Así las cosas, desde el entorno del presidente sostienen que Sánchez está determinado a presentarse en julio a la investidura, porque no quiere prolongar sine die las negociaciones para su investidura.

A la espera de que fije una fecha, se descarta ya la primera semana del mes, entre otras cosas porque la intensa agenda internacional que tiene el presidente en los próximos días -parte el miércoles por la tarde a Japón para una cumbre del G-20 y el domingo tiene que estar en Bruselas para una cumbre extraordinaria de la UE por el reparto de cargos institucionales-- dificulta a Sánchez multiplicar contactos de cara a su investidura.

De manera que el debate de investidura se espera a partir de la segunda semana de julio, según fuentes de Moncloa, que confirma que el presidente, aunque sigue trabajando para lograr los apoyos, fijará la fecha tenga o no tenga todos los respaldos atados previamente.

Facebook Twitter
Deja tu Comentario