¡Patético! Sólo 30 personas responden a la convocatoria de los CDR para reventar un acto de Manuel Valls

  • Cataluña
  • 12-11-2018 | 21:11
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Los CDR intentaron reventar el acto de la presentación de un libro de Valls con silbidos, abucheos e insultos a los allí presentes.




Fracaso absoluto de los CDR, comandos de defensa de la ficticia república catalana, en su intento por movilizar a las masas contra la candidatura de Manuel Valls a la alcaldía de Barcelona.

La concentración contra el candidato Valls estaba convocada en Sagrera-Navas-Congrés, y apenas treinta personas han respondido a la llamada en el Centre Civic de Navas, según informa e-noticies.com.



30 personas provocando risa y pena a la vez

La imagen era realmente desoladora y retrataba a los organizadores, que pretendían hacer ruido dirigiendo su odio contra Manuel Valls, porque no es de los suyos, pero lo único que han conseguido es provocar risa y pena a la vez.

Los 30 que allí se juntaron portaban una pancarta en la que se podía leer: "A França no t'hi volen, aquí tampoc" (en Francia no te quieren, y aqui tampoco), aunque visto el éxito de la iniciativa bueno sería que se plantearan de una vez si no es a ellos a quien no quiere el pueblo catalán.



Los manifestantes han intentado hacer todo el ruido que han podido expresando consignas. El objetivo era silbar y abroncar a los asistentes a un acto en el que Valls presenta su libro "Barcelona, vuelvo a casa", que reunió a aproximadamente a 200 personas, entre curiosos, seguidores políticos, consellers de disctrito, concejales y diputados.

Odio, odio y más odio

Utilizando la fuerza de su verborrea cargada de odio hacia todo aquel que no piensa como ellos, han intentado reventar el acto con sus habituales y aburridas consignas: "fuera fascitas de nuestros barrios" o "Valls, racista, hipócrita y fascista".



Curiosa facilidad que tienen estos comandos alentados por el racista Torra para bautizar al prójimo como "fascista". Ellos, precisamente, los que quieren eliminar de Cataluña a todo aquel que no sintonice el catecismo de Puigdemont y Torra. Así arreglan sus problemas los separatistas, insultando a los que son tan catalanes o más que ellos e invitándoles por las malas a abandonar Cataluña si no se avienen a aceptar su credo.

Y luego intentan vender a Europa que la sociedad catalana no está fracturada.



 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario