Pánico en un tren: una serpiente escapa y siembra el caos

  • Sucesos
  • 25-04-2022 | 07:04
  • Escribe: Enrique Sanz
El reptil se dio a la fuga y provocó una tensa situación en el interior del tren


Londres se ha visto sacudido por una noticia de impacto que ha sucedido en el transcurso de un viaje a través del sistema ferroviario británico. Afortunadamente, el tremendo incidente se ha resuelto de forma inmediata y no ha habido que lamentar ningún herido ni pérdida personal ni económica debido a la heroica intervención de uno de los pasajeros.

En el trayecto entre Londres y Sheffield, una de las pasajeras llevaba una carga realmente peligrosa: una serpiente. A pesar de que el equipaje de esta pasajera había pasado todos los controles, el terror se desató en el interior del tren cuando la dueña de Diego, la serpiente en cuestión, notó que había desaparecido de sus brazos.



Inmediatamente, las autoridades encargadas de la seguridad del tren se tuvieron que poner manos a la obra, pero se toparon con uno de los peores inconvenientes: la ofidiofobia estaba presente entre los guardias de seguridad. Presa del pánico, la seguridad del tren fue incapaz de resolver una situación crítica que podría poner el peligro a los pasajeros.

Sin embargo, la tranquilidad rápidamente se adueñó de todos los pasajeros, quienes se coordinaron para intentar atrapar al animal entre los ruegos y disculpas de la dueña, que aseguraba que Diego no era venenosa. En efecto, la especie de Diego, una serpiente del maíz, no representa realmente ningún peligro para la población humana. De hecho, esta especie es una de las más populares como mascota, debido a su reducido tamaño y docilidad en comparación con otras especies de serpientes. 



El héroe camuflado entre el pasaje fue James Noble, quien en un acto de gallardía atrapó al vuelo a la serpiente, metiendo la mano en uno de los huecos en los que la serpiente había buscado refugio: "No estaba seguro de qué podía pasar cuando eché el asiento hacia atrás y metí la mano buscando a Diego, pero me dijeron que no era venenosa"

A pesar de su acto heroico, Noble reconoció que no era la primera vez que trataba con reptiles de una manera tan cercana: "He tocado algunas antes,  pero nunca he visto una suelta en un tren, fue algo nuevo, pero todo terminó bien". Con este acto de valentía tan inusual, James Noble salvó a Diego, a su dueña y a todos los pasajeros de un tren que sufrió un peculiar y accidentado viaje en el que el responsable de seguridad tenía fobia a las serpientes.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario