Pánico a bordo de un avión por una amenaza de bomba: ya hay un detenido

  • Sucesos
  • 07-07-2022 | 07:07
  • Escribe: Enrique Sanz
El incidente aéreo tuvo una feliz resolución para todos los tripulantes y pasajeros


El pánico cunde en un avión cuando este es desviado sin explicación ninguna hacia un aeropuerto completamente diferente al fijado como destino. Cuando los pasajeros miran por las ventanillas y ven cómo un caza le escolta hasta dicho aeropuerto, la situación se vuelve completamente tensa y los pasajeros no pueden sino preguntarse qué sucede.

Esto es lo que ha provocado un joven de 18 años que realizó una amenaza de bomba en el avión en el que iba como pasajero a través de redes sociales. El trayecto entre Londres y Maó no ha podido ser completado por culpa del ciudadano británico, que obligó con su inapropiado mensaje a desviar la ruta del avión, movilizar un caza de combate para escoltar la aeronave y poner en movimiento las unidades de élite de los cuerpos policiales españoles.



La presencia de un caza del Ejército del Aire alertó a los pasajeros del vuelo que cubría la ruta entre Londres y Maó por la cercanía de la nave y el desconocimiento sobre la situación actual. El pánico comenzó a adueñarse del pasaje, mientras la tripulación trataba de controlar y calmar los ánimos de unos pasajeros que no sabían a qué se enfrentaban.

En posteriores declaraciones, el representante del Ejército del Aire defendió el despliegue de esta unidad aérea argumentando que se trataba de un mero procedimiento que tenía como objetivo guiar de forma segura al avión que supuestamente tenía una bomba en su interior hacia una pista de aterrizaje apartada del resto del tránsito del aeropuerto en caso de que se produjera la explosión del posible artefecto.



Cuando el avión tomó tierra después de haber sido escoltado por el caza de combate, se activó un operativo especial que contó con la ayuda de expertos en explosivos y agentes TEDAX, la unidad de élite antibombas de la Guardia Civil. Los pasajeros del vuelo entre Londres y Maó fueron descendiendo lentamente de la aeronave mientras la Guardia Civil hacía un minucioso registro del interior del aparato y de los equipajes de los usuarios del vuelo.

Ante la ausencia de un artefacto explosivo, los investigadores comenzaron a identificar al responsable de la amenaza de bomba que había publicado ese alarmante mensaje en redes sociales. El joven británico, que viajaba con otras cinco personas más, fue detenido en el acto por un delito de desórdenes públicos y ya aguarda el correspondiente procesamiento judicial.



Afortunadamente, estos traumáticos eventos no tomaron ninguna represalia contra los pasajeros, más allá de la detención del joven británico culpable del establecimiento del operativo de la Guardia Civil y de las alarmas generalizadas en el espacio aérero español. Todo el pasaje y la tripulación están en buen estado de salud, todavía en shock por los acontecimientos vividos.

El aeropuerto balear al que se desvió el vuelo amenazado tampoco registró ninguna anomalía en su tráfico aéreo, puesto que este lugar de Menorca continuó enviando y recibiendo aviones con normalidad, sin tener que cerrar el espacio aéreo del archipiélago o desviar otros vuelos hacia otros puntos de la comunidad balear según el informe publicado por Aena.



Facebook Twitter

Deja tu Comentario