O cierran Sálvame o Kiko Hernández tiene que ser despedido inmediatamente

  • Famosos
  • 03-11-2021 | 09:11
  • Escribe: Eva Martín

Lo sucedido este martes en Sálvame es lo más dantesco que hemos visto en la historia del programa, que ya es decir mucho




Kiko Hernández no puede seguir ni un segundo más trabajando en Sálvame. O eso, o deberían cerrar el programa después del esperpento que tuvo lugar este martes con motivo de la supuesta entrevista a un familiar de Antonio David. Un testimonio que ha resultado ser completamente falso, tal y como ha quedado demostrado al descubrirse la identidad de la persona que había bajo la sábana. Pero empecemos por el principio.

El colaborador de Sálvame acudió a Málaga para entrevistar a un supuesto familiar de Antonio David que tenía muchas cosas que contar sobre la relación de este con Olga Moreno e incluso sobre lo que pasó con Rocío Carrasco. Kiko Hernández vendió que había mucha expectación a las afueras del hotel donde tuvo lugar la entrevista en cuestión y que la persona que estaba con él se encontraba muy nerviosa, que había tenido ataques de ansiedad e incluso había vomitado por el miedo a que se descubriera su identidad.



Lo de Jorge Javier repugna: apoda cruelmente a Antonio David y se cachondea de su sufrimiento

Tanto es así que al final, decidieron abandonar el hotel con dicha persona tapada con una sábana. Una estupidez como una casa que, evidentemente, no era más que un show para generar contenido. Más todavía cuando comprobamos, gracias a las imágenes que se han publicado en redes sociales, las dos trolas que nos vendieron en Sálvame: a las afueras del hotel no había nadie de la prensa y debajo de la sábana había una redactora del programa.



Como lo están leyendo. Diego Arrabal fue el encargado de demostrar la patraña del programa de Telecinco: "Ahí sale la fantasma que dice ser un familiar de la familia. Es todo mentira y no existe ningún topo en esa familia. Una vez más habéis hecho el mayor ridículo de la historia de Sálvame Diario y ya no engañais a nadie", espetó el paparazzi en directo, mientras del hotel salía Kiko, el supuesto familiar de Antonio David y el cámara, y la gente de alrededor miraba extrañada el esperpento.

Una redactora llamada Alejandra, bajo la sábana

Lo más llamativo de todo es que debajo de la sábana había una propia trabajadora del programa, una tal Alejandra, tal y como demostraron las imágenes filtradas en las redes sociales, algo que puedes comprobar pinchando aquí: "Alejandra no te quites la sábana", puede escucharse que le dicen a esa persona, con el objetivo de que no se descubriera el pastel una vez que ya estaba montada en el coche de producción.



La cuestión es la siguiente: si fue cosa de Kiko Hernández, este mismo miércoles debería estar despedido automáticamente por el paripé que montó con una fuente falsa. Por otro lado, si fue cosa del programa, deberían cerrar Sálvame de una vez por todas.

En cualquiera de ambos casos, lo que quedó claro por enésima ocasión es que la credibilidad de Sálvame está por los suelos: la realidad es que fue un espectáculo televisivo único, pero a qué precio. Y es que no vale todo y si están tratando de informar de algo, aunque sea un tema de corazón, deberían hacerlo con máximo rigor, seriedad y profesionalidad. No inventarse cualquier cosa que les interese vender.



Kiko Matamoros masacra a Carlota Corredera y admite que no quiere compartir plató con ella

Por desgracia, como no es la primera vez, seguramente lo sucedido caiga en el olvido más pronto que tarde. Solo es una muesca más en la culata de un programa que se ha convertido en uno de los más repudiados de la televisión a medida que han pasado los años precisamente por engañar a la audiencia, por manipular la información e inventarse cualquier cosa para generar contenido y audiencia.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario