¡¡No saben ni adoctrinar!!

  • Cataluña
  • 19-07-2019 | 08:07
  • Escribe: Guillermo Vives

Sólo el 14,6% de los estudiantes catalanes de la ESO hablan en catalán en el patio. Fracaso absoluto de la inmersión linguística.




Son tan inútiles que hasta son incapaces de conseguir que los niños hablen en catalán en las escuelas aunque les sometan a una salvaje inmersión linguística sin más objeto que anteponer el catalán sobre el castellano con la oscura esperanza de convertir el idioma de España en secundario.

Los niños no quieren hablar catalán en el recreo

Llevan 40 años de comida de coco, de adoctrinamiento exahustivo y agotador, pero los resultados no dejan de ser desalentadores. Los niños, cuando juegan en el patio en la hora del recreo, hablan en el idioma que les sale de forma esponténea, en castellano.



Un informe de la Plataforma por la Lengua Catalana deja al descubierto que únicamente un 14,6% de las conversaciones entre estudiantes de la ESO son en catalán en los patios de las escuelas. En los alumnos de Primaria el porcentaje se eleva hasta el 35%. Muy poco si tenemos en cuenta el esfuerzo económico y humano que se ha realizado en la enseñanza catalana durante los últimos cuarenta años.

El estudio se ha realizado en los colegios de las 35 ciudades más pobladas de Cataluña, observando de incógnito los alumnos de 50 centros -25 de primaria y 25 de secundaria- de municipios con una población superior a los 36.000 habitantes, donde viven el 61% de los catalanes. El estudio deja al descubierto que la Generalitat ha infiltrado inspectores entre los niños y el profesorado para saber en qué idioma hablan. Algo muy propio del estilo supremacista del tándem Puigdemont-Torra.



“La situación del catalán en los patios de las zonas urbanas de Cataluña es grave”, ha dicho el presidente de esta plataforma, Óscar Escudé, que añade: “Es grave porque tenemos una mayoría de adolescentes que no ven el catalán como una herramienta atractiva, útil y, no sé si atreverme a decir, propia”

Escudé explica, con procupación, que "los patios son uno de los puntos principales de interacción entre los niños y adolescentes, y allí se puede detectar cuáles son los instrumentos que consideran más útiles para comunicarse entre ellos y cuál es su lengua común espontánea".



Los alumnos cambian del catalán al castellano en el instituto
 

Y eso que también se sabe que sólo uno de cada cuatro profesores se dirige a los niños en castellano. El 87,6% de los maestros se dirigen en catalán a los más pequeños. El 72,2% en los institutos. El estudio concluye que el 30% de los alumnos que ha crecido y se ha relacionado en catalán durante su etapa en la enseñanza primaria, cambia al castellano en cuanto entra en el instituto.

La situación es dramática para los cerebros pensantes del independentismo, que ven cómo su estrategia para absorver voluntades durante la etapa escolar a través del idioma ha sido un absoluto fracaso. Hablan de situación de emergencia y esta misma plataforma se dispone a iniciar una campaña de defensa del idioma catalán porque "está en juego la cohesión social, no sólo el idioma catalán". 



Escudé lamenta que "la población catalana no ha sabido incorporar a través del catalán a los que han venido de fuera por prejuicios linguísticos que les llevan a cambiar de idioma cuando piensan que el otro no es de aquí". Algo que obedece a una elemental norma de educación es entendido como un error que impide al catalán desarrollarse. Preferirían imponer a la brava el catalán y prohibir el uso del castellano, pero eso sería una medida autoritaria que la ciudadanía no entendería.

 

Escudé cree que "faltan referentes culturales y de ocio en catalán". Y pone como ejemplo Netflix, HBO o youtube, que están dominados por el inglés y el castellano. Y pide al Departamento de Cultura de la Generalitat que haga algo para solucionar este problema.

Y eso que la población está avisada con pinceladas de supremacismo expuestas en el último informeCAT, según el cual las personas que utilizan el catalán para expresarse sufren la mitad del paro en comparación con las que sólo hablan en castellano en Cataluña. El que avisa no es traidor.

Como con la república, que no existe, tampoco engañan a nadie con ese obsesivo intento por marginar en un territorio español a una lengua hablada por casi 600 millones de personas en todo el mundo. Tantos años de denodado esfuerzo para influir en las mentes infantiles y cuando llega la hora de la verdad, el momento del recreo, sale la verdad... en idioma castellano.


 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario