¡¡Nissan se va!! El Procés deja a 3.000 trabajadores más en la calle

  • Cataluña
  • 28-05-2020 | 08:05
  • Escribe: Gonzalo Palacios

Desmontar su fábrica catalana le costará a Nissan mil millones y su salida de Europa la pérdida de un mercado de 700 millones de consumidores




El fabricante japonés de automóviles Nissan, como parte de su nuevo plan estratégico a medio plazo, ha decidido cerrar su planta de producción de Barcelona, lo que supondrá el recorte de los cerca de 3.000 puestos de trabajo directos con los que cuenta la instalación, según confirmaron fuentes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

La huída de Nissan de Cataluña es la última deserción empresarial que de momento se ha producido en Cataluña como consecuencia del clima de inestabilidad generado por el Procés y que ya ha obligado a más de 5.000 empresas a sacar su sede de Cataluña.



Dicha fuentes indicaron que la compañía ha comunicado esta mañana de forma oficial al Ministerio su decisión de poner fin a su presencia en Cataluña, donde opera una planta de producción de vehículos en Barcelona, así como una planta de prensado en Montcada i Reixac (Barcelona) y un centro de logística y otro de desarrollo en El Prat De Llobregat (Barcelona). (¡O mentiroso o bobo! Esto decía Sánchez sobre la continuidad de Nissan en Barcelona hace cinco meses)

Este anuncio se produce después de semanas de rumores de cierre de la instalación catalana, cuya plantilla estaba en huelga desde el pasado 4 de mayo, y supone una medida que se enmarca en el nuevo plan estratégico de la empresa, que contempla una reducción de su fuerza de trabajo global de alrededor de 20.000 personas, el 15% del total.



"No se lo pondremos fácil para que se vayan"

La consellera de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, Àngels Chacón, ha criticado la falta de interlocución y debate por parte de Nissan con las administraciones y ha avisado: "No pondremos fácil que Nissan se marche".

En una entrevista este jueves en TV3, Chacón ha calificado de "deslealtad" que la automovilística no respondiese al plan de competitividad presentado por el Gobierno, en colaboración con el Govern.



"No se puede decir que las administraciones no lo hayan intentado y hayan estado al lado de la empresa", ha dicho la consellera, que ha destacado que ofrecieron a Nissan financiar el plan con 100 millones de euros, de los 300 millones totales que suponía.

Chacón ha explicado que el Gobierno era quien dirigía la interlocución con la empresa, a través del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y que la Generalitat también envió cartas a Nissan pidiendo una respuesta al plan de competitividad.



Nissan ha recibido ayudas públicas

"Que no se entre a debatir quería decir que la decisión estaba tomada o que había un menosprecio increíble", ha reprochado la consellera, que ha asegurado que Nissan ha sido muy errática, en sus palabras.

Ha defendido que todas las ayudas públicas que se han dado han estado vinculadas a inversiones o a puestos de trabajo, y ha asegurado que "si fuese solo cuestión de dinero, la compañía lo tendría que haber pedido".

"Me quejo de la falta de interlocución y de debate", ha censurado Chacón, que ha lamentado que si Nissan desaparece arranca a Cataluña una parte de su tejido industrial. (La detención del capo de la Nissan pone en peligro la planta catalana)

Al ser preguntada por qué alternativa propondrán a los trabajadores tras confirmarse durante la entrevista el cierre de la planta de Barcelona, la consellera ha dicho que su departamento continúa buscando inversiones, pero ha añadido: "No toca hablar de este tipo de inversiones. Estaríamos facilitando el camino a Nissan".

Se van de Europa y de un mercado de 700 millones de consumidores

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha afirmado este jueves que "se han ofrecido todo tipo de apoyos, acompañamientos, ayudas y planes" para intentar evitar el cierre de la planta de Nissan en Barcelona, pero que la compañía tiene un plan para "recentrar sus actividades independientemente de los Gobiernos europeos que hayan podido ofrecer".

En una entrevista en RNE, González Laya ha señalado que el Gobierno lamenta "profundamente" la decisión de la empresa y que el Ejecutivo intentará ahora una "solución alternativa".

Nissan, ha explicado, ha tomado la decisión de centrar su actividad en Asia y marcharse no solo de España, sino de toda Europa, "un mercado de 700 millones de consumidores, a pesar de los enormes esfuerzos hechos por los Gobiernos europeos para apoyar el mantenimiento de la actividad empresarial y del empleo".

Eso sí, ha añadido que el Gobierno no va a "tirar la toalla" sino que pretende buscar "fórmulas para mantener el empleo en diálogo con los trabajadores". En cuando a si se podría buscar un comprador para la planta, ha señalado que se van a "explorar todas las opciones posibles" porque lo que preocupa es "mantener el empleo" y una historia de 40 años de especialización de los trabajadores que hay que preservar.

A Nissan le costará mil millones cerrar la fábrica

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha lamentado la decisión de la compañía japonesa Nissan de "dar por finalizada su presencia en Cataluña" y ha propuesto la creación de un grupo de trabajo para estudiar "escenarios alternativos" que garanticen la continuidad de la actividad industrial.

Desde el departamento que dirige Reyes Maroto señalaron que la compañía le comunicó "a primera hora de esta mañana" su decisión respecto a su actividad en Cataluña, lo que significa a medio plazo el cierre de las instalaciones. (El chantaje de mil millones con el que el Gobierno intenta retener a Nissan en España)

El Gobierno considera que la continuidad de la planta de Barcelona "es posible", tal y como recoge el plan de viabilidad que presentó el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo hace unos meses en colaboración con la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona.

Asimismo, destaca que la continuidad de la factoría de Barcelona "tiene sentido económico" para la compañía japonesa, puesto que el coste de cerrar la fábrica podría superar los 1.000 millones de euros, mientras que la adjudicación de un modelo eléctrico requeriría 'solo' 300 millones de euros.

La solución alternativa

Por su parte, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha mostrado su malestar por esta decisión y ha asegurado que desde el Ejecutivo trabajarán para encauzar este proceso y buscar una solución "alternativa".

En declaraciones a TVE, Calviño ha destacado que esta noticia no es positiva y ha recordado que el Gobierno ha propuesto a la compañía una negociación "para encauzar este proceso".

"Creemos que es una planta que tiene sentido estratégico, porque se trata de la única de Nissan en Europa. Cerrar esta planta representa una decisión estratégica gran calado para Nissan", ha explicado la ministra.

Además, ha subrayado que las inversiones necesarias en esta instalación son inferiores al coste de cerrarlas, por lo que ha apuntado que van a seguir trabajando con empresa, trabajadores, Generalitat de Catalunya y con el Consorcio de Zona Franca para "encauzar este proceso o buscar una solución alternativa".

 

Facebook Twitter

Deja tu Comentario