Mila Ximénez: ¡¡¡Viaje al infierno!!! De la cama de Manolo Santana a la de Encarna Sánchez

  • Dossiers
  • 04-03-2019 | 08:03
  • Escribe: Daniel Guerra

Así fue el comienzo de Mila Ximénez en los medios de comunicación, marcado por su relación con Manolo Santana y sobre todo Encarna Sánchez.


Nacida en Sevilla el 21 de mayo de 1952 (66 años), hoy conocemos a Milagros Ximénez de Cisneros Rebollo, más conocida como Mila Ximénez, por su carácter polémico e irreverente en Sálvame y en otros programas de Telecinco. Pero su vida es mucho más. Está plagada de ruina, fracasos, excesos de todo tipo y muchísimos capítulos oscuros que ella misma querría borrar pero no puede y que le atormentan. Ahonda cada día en las vidas de los demás, pero tiene más mierda que nadie que esconder bajo la alfombra.

Cada día la vemos en Sálvame, pero Mila Ximénez no es periodista. Lleva años abonada al intrusismo, viviendo directa o indirectamente de su matrimonio con Manolo Santana, que le permitió empezar a tener protagonismo en los medios de comunicación sin haber finalizado los estudios de periodismo que comenzó en la Universidad de Sevilla. (Una 'despechada' Mila Ximénez no tiene piedad del 'ilustrado' Kiko Matamoros).

Su carrera mediática arrancó de la mano de Jaime Peñafiel en La Revista (1984), fichando pronto por Directamente Encarna (1985-1987), programa que presentaba Encarna Sánchez, una de las personas más importantes en la vida de Mila. En el año 1986 trabajó también en ABC, haciéndose cargo de una sección semanal en la que entrevistaba a personajes famosos y que llevaba por título Café con Mila Santana

Fueron años en los que Mila Ximénez estuvo en la cresta de la ola y en los que empezó a codearse con algunos de los personajes más importantes del panorama mediático. Y una etapa en la que comenzaron los momentos más difíciles en su vida por la espiral de excesos en la que entró, ahora superados pero que durante años y años han causado efectos devastadores en la vida de la, digamos, periodista: “Pensé muchas veces en suicidarme. De hecho, mi hermano vino una vez a Marbella a recogerme, porque yo le dije que no quería vivir. Llegó a las 3 de la mañana a mi casa y yo ya estaba inconsciente”, relató en una entrevista.

Los años de Mila Ximénez con Manolo Santana

Problemas económicos, una situación inestable laboral y personalmente, su relación inexistente con su hija durante mucho tiempo tras tener que ceder la custodia a Manolo Santana. Soledad, tristeza y desesperación llevaron a Mila a intentarlo en varias ocasiones sin éxito. El ex tenista y la difunta Encarna Sánchez, con la que Mila nunca ha dejado del todo claro si tuvo una 'aventura' (primero dijo que sí en 'Crónicas Marcianas' y luego lo negó en Sálvame de manera rotunda) fueron las dos personas que la llevaron al abismo.

Mila Ximénez comenzó una relación con Manolo Santana en 1980, se casó con él en 1983 y un año después nació Alba, su única hija. El matrimonio duró solo tres años, ya que en 1986 decidieron separarse. Pero fue tiempo suficiente para que Mila, según ella misma afirma, conociera un estilo de vida que le pasó factura: “Me casé enamoradísima. Pero fue una relación muy complicada. No sé por qué me fui, pero me fui", confesó. “Fue con él con quien conocí ese mundo tóxico, amoral e inmoral, en una noria de fiestas y de excesos”, ha recordado en alguna ocasión. Lo más reciente que ha dicho refiriéndose a Santana, en el Chester con Risto Mejide, fue que “pasó algo que nunca le perdonaré, no se portó bien conmigo”(El drama de Mila Ximénez en este inicio de 2019: "No podía parar de llorar").



La periodista se quedó en la calle, en una situación financiera desesperada que le llevó a ceder la custodia de su hija a Manolo Santana a cambio de dinero. “Solo quería alejarla de cualquier cosa que pudiera hacerle daño”, se ha excusado durante todos estos años Mila, que actualmente ha podido recuperar su relación con su hija a pesar de que pasó alejada de ella muchos años. Según dijo en cierta ocasión el abogado Emilio Rodríguez Menéndez, con quien Mila tuvo una relación, ésta "cambió a su hija por 800.000 euros", algo que ella niega.

Encarna Sánchez, el gran enigma en la vida de Mila Ximénez

La relación de Mila Ximénez y Encarna Sánchez es sin duda alguna uno de los puntos más oscuros en la vida de la sevillana: “Dije una vez que tuve relaciones con ella y dije 20 veces que no, pero si me dan medio millón de euros y tengo que decir que sí, lo hago de nuevo”, es lo más reciente que ha dicho sobre este episodio de su vida. Una versión que también dio en el año 2012 en el Deluxe: “Nunca he tenido una relación sexual con Encarna, pero le tenía mucho cariño”.

No obstante, no dijo lo mismo en Crónicas Marcianas en el año 2004, cuando desveló, según afirma ahora por una cuestión de dinero y caché, que había tenido una noche tórrida con la difunta periodista: “Es verdad que un día tuve una relación con Encarna Sánchez de una noche. No fue nada forzada, fue placentera y me encantó. Me acosté conscientemente con el ídolo que yo tenía. Sin alcohol, sin drogas y sin nada”, desveló entonces.

Una noche de sexo que ahora niega que existiera: “Yo cuando he tenido que sobrevivir he hecho de todo, tuve una época en la que tenía que mentir en televisión (…). Para mí Crónicas Marcianas fue la única salida del pozo donde estaba metida, yo pensé que nunca iba a levantar cabeza (…). Ahora me pregunto si lo he hecho y no me acuerdo. A ver: claro que he hecho cosas y en ese momento quería seguir en Crónicas. Si me dicen ahora que me dan medio millón de euros y me preguntan que si lo he hecho, vuelvo a decir que sí”, le contó a Risto.

La amistad tóxica de Mila Ximénez con Encarna Sánchez

La tormentosa relación de amistad que tuvo con Encarna Sánchez le pasó factura a Mila, que sufrió las consecuencias de los celos. Su amistad se volvió tóxica con el paso del tiempo: “Me dijo que era una puta. Me dijo que era la tía más arrastrada de Madrid y que probablemente no podría trabajar con ella porque en todos los salones de Madrid decían que me acostaba con el primero que pasaba (…). Encarna era muy lista y sabía muy bien cómo acaparar a alguien”.



Durante años se dijo que Encarna le regaló una casa que tuvo en La Moraleja, pero también este hecho lo negó la colaboradora de Sálvame, que explica que se compró la casa y que Encarna Sánchez hizo lo posible para que no pudiera pagarla y que volviera como un perrito faldero con ella: “Me pareció una casa preciosa y pensé que podía pagarla. Ella sabía que no podía pagarla si no continuaba trabajando. Estoy segura de que quería que me arruinara y me arrastrara como un perro y le dijera estoy contigo”.

Las causas de su ruina

Yo no me he arruinado porque fuera a la calle y me lo gastara en la nariz. Me he arruinado porque no pude hacer frente al pago de esa casa”, explicó. También confesó que Encarna sí quiso regalarle una casa pero ella no aceptó: “En un cumpleaños de Alba me dijo que el regalo era una casa en Padre Damián. Le dije que no me regalara nada porque yo ya me había dado cuenta de que no pillabas a cambio de nada. Yo ya tenía dónde pillar y no era su cama”.

Mila Ximénez a Encarna Sánchez: “Vete a la mierda, puta bollera”

A pesar de todo, Mila no negó que Encarna Sánchez quiso meterla en su cama. Todo ocurrió en casa de la locutora, que había organizado una fiesta: “No me encontraba bien y no quería que mis padres me vieran así. Encarna me dijo que no me preocupara y me subiera a la habitación a echarme un rato. Estando en la cama, entra en la habitación y me encuentro con una señora que empieza a acariciarme. Yo no me entero de nada pero pienso que me había caído una gorda encima. Es una situación muy delicada. Estamos hablando de la dueña de la casa y había mucha gente. Encarna se da cuenta de que no estoy en situación de hacer nada y que me empiezo a cagar de miedo. Me dijo: 'No te preocupes, no pasa nada' y me llevó a la habitación de al lado”.



A raíz de este incidente, las dos periodistas dejaron de verse y de llamarse hasta que Mila descubre lo que Encarna Sánchez va diciendo sobre ella. Pasa el tiempo y me encuentro con Paloma Segrelles, que me dice que Encarna dice que yo quería tener relaciones con ella y la estoy agobiando. Cogí el teléfono y le dije: 'Vete a la mierda puta bollera’. Ella me respondió: ‘Vete de España’. A partir de ahí sucedió todo. Encarna se reunía con gente que tenía la llave de lo que podías hacer y no hacer en Madrid (…). La suerte que tuve es que apareció Isabel (Pantoja) y se distrajo. Menos mal porque se hubiera encargado de que no hubiera vuelto a aparecer ni siquiera físicamente, aseguró Mila Ximénez, que en el documental 'La Obsesión de Encarna' ya desvelaba que “Encarna Sánchez detestaba su opción sexual, estoy convencida, la llevaba muy mal. Tenía muchísimo rencor dentro”. (El rapapolvo de Jorge Javier a Mila Ximénez por su inquina contra la familia Pantoja).

Mila Ximénez, despedida de Sálvame

Mila Ximénez estuvo así desaparecida del panorama mediático hasta unos años después de la muerte de Encarna Sánchez (1996) a causa de un cáncer de pulmón. En el año 2000 daba el salto a la televisión incorporándose a Telecinco, donde ya posee una larga trayectoria pasando por programas como Crónicas Marcianas, TNT, A tu lado, La Noria o ahora Sálvame, donde cobra 1.000 euros por programa y ha vivido numerosos altibajos y situaciones límite. De hecho, llegó incluso a ser despedida en directo.

"No lo he hecho bien, y me han despedido. La culpa ha sido mía”, explicó en Twitter el pasado año 2015, después de tener una bronca en directo con Kiko Matamoros en la que acusó a su compañero de hacer publicidad encubierta.“Mila Ximénez no ha sido despedida. La dirección del programa le pidió ayer que abandonara el plató por una actitud inapropiada”, aclaró después Mediaset. Unas semanas más tarde volvía a los platós.

En su currículum profesional encontramos también su paso por Supervivientes, en 2016, un reality en el que consiguió alcanzar la final y en el que se embolsó 360.000 euros, una cantidad superior a la que se llevó Jorge Díaz (221.000), el vencedor. Su éxito televisivo la ha llevado también a conseguir un blog en la revista Lecturas y le ha servido para montar una empresa, Alexal y Malube SL, que utiliza para administrar su página web, las ventas de su libro y los beneficios de su marca de cosmética, según recogió ‘Vanitatis’.

**Continuará mañana en un segundo capítulo con los líos más escabrosos de amor y sexo en la vida de Mila Ximénez.

Facebook Twitter Google+
Deja tu Comentario