Miguel Bosé estuvo a punto de morir: muy enfermo, con 15 kilos menos y en coma

  • Famosos
  • 06-11-2021 | 09:11
  • Escribe: Laura Abad

El cantante explica cómo fue su cercano momento a la muerte, que también supuso la separación de sus padres y el fin de la relación con su padre.




Miguel Bosé es, sin duda, uno de los cantantes más polémicos de España; y es que, más allá de su competencia musical, el cantante ha conseguido convertirse en multitud de ocasiones en el verdadero protagonista de la actualidad, debido a sus peculiares confesiones; algo que sucedió durante el coronavirus, cuando negó que existiese una pandemia... teniendo que retractarse después.

Momentos en los que al hijo de Lucía Bosé también se le ha visto tener sus más y sus menos a nivel personal, habiendo preocupado en varias ocasiones a sus fans debido a su aspecto desmejorado, con extrema delgadez, y una palidez casi enfermiza. Aspecto físico que se unía a su pérdida de voz, y que hacía que muchos temiesen por la vida del artista.



Pero no es la primera vez que Miguel Bosé ha adelgazado hasta puntos extremos, y ha estado a punto de perder la vida, tal y como él mismo ha relatado en su autobiografía, 'El hijo del capitán Trueno', que llegará a las librerías el próximo 10 de noviembre, y a cuyas páginas ha tenido acceso La Razón.

La inesperada confesión de Will Smith: intentó vengar a su madre matando a su padre



Así pues, el cantante relata cómo estuvo a punto de perder la vida cuando tenía diez años, momento en el que acompañó a su padre a un safari por África... que no puso fin a su vida, pero sí a la relación entre sus padres, y al contacto entre padre e hijo.

Un momento cercano a la muerte, con la "luz" al final del túnel

Miguel Bosé relata cómo, a pesar de las reticencias de su madre y las suyas propias, su padre insistió en que el pequeño Miguel, de diez años de edad, viajara con él a Mozambique, en un safari de caza que siempre recordará como un auténtico calvario en el que su padre intentó convertirlo "en un hombre de verdad".



"A los pocos días fuimos a cazar hipopótamos" recuerda el cantante "Durante el trayecto, mis piernas, que de rodilla para abajo estuvieron siempre dentro del agua, se plagaron de sanguijuelas, decenas de ellas [...] me picaron muchos mosquitos [...] y fue ahí donde, con toda seguridad, agarré el paludismo, lo que hoy se conoce por malaria".

Enfermedad que se habría curado de ser tratado inmediatamente con medicamentos, pero a lo que se negó Luis Miguel Dominguín, padre de Bosé, asegurando que eso no era más que una "mariconada" del niño: "Cerró la discusión diciendo que lo que yo tenía no era malaria, sino mamitis".



Los días siguientes fueron un calvario para el pequeño, que sufría vómitos, diarrea y mareos bajo el sol africano, hasta el momento en el que sus fuerzas se agotaron: "me desplomé, sudando y tiritando, blanco y frío como la tiza" explica Bosé, que reconoce que en aquel momento, la cara de su padre y su decepción le hicieron entender que "nunca conseguiría estar a la altura de sus expectativas".

Belén Esteban y María José Campanario se unen contra la decisión de Jesulin que puede cambiarlo todo

"Él nunca estaría orgulloso de mí porque era débil, nunca iba a quererme porque yo no era el hijo que esperaba que fuera, y ahí, con diez años, tirado en medio de África, decidí que para qué esforzarme más".

Un cariño que sí recibió del resto de su familia, y en especial de su madre, al volver a España, con más de quince kilos menos y "enormes ojeras moradas", que acabaron provocando que el pequeño empeorara y acabara en coma en el hospital, donde llegó a ver esa famosa luz "brillante, blanca, transparente y fría" al final del túnel.

Suceso que también provocó, no sólo la ruptura al completo de la relación entre Bosé y su padre, sino también el fin del matrimonio: "Mi madre le echó de casa nada más llegar de África, y le dijo que no queria verle en el resto de sus días, y que si al niño le pasaba algo, le pegaría dos tiros".

Facebook Twitter

Deja tu Comentario