Messi no da crédito con el mayor ridiculé de la historia: ¡¡lo de Anfield se queda corto!!

  • Deportes
  • 24-05-2020 | 08:05
  • Escribe: Lucas García

El Bayern Múnich no ejerce la opción de compra por Coutinho y Messi ya tiembla ante un nuevo 'ridiculé' en el mercado de fichajes.




Leo Messi está totalmente desesperado con Josep María Bartomeu.

La relación del argentino con la actual directiva del FC Barcelona está totalmente rota. (¡¡Fichado!! Florentino ata uno de los mejores refuerzos posibles para el próximo Real Madrid)



No tiene trato ni con Bartomeu ni con Abidal y su único propósito para seguir en la Ciudad Condal pasa por alzar una nueva Champions League y que le permita seguir ganando Balones de Oro.

El ‘10’ argentino sabe que es misión imposible, si no hay fichajes, y que el equipo va justo de ‘personal’.



Messi se teme un nuevo ridiculé

Messi sabe que se juega muchísimo en las próximas temporadas y quiere una plantilla competitiva. También quiere que el Barça no sea el hazmerreír del mundo.

Su enfado crece a la que se van sucediendo noticias y la última apunta a uno de esos habituales ridiculés que se van sucediendo temporada tras temporada.



Se trata del futuro de Philippe Coutinho. Un jugador que salió cedido al Bayern con una generosísima opción de compra de 100 millones. Recordamos que ‘Cou’ reventó el mercado al llegar a Barcelona por 150 millones de euros y no demostrar absolutamente nada.

No dan ni 50 millones por él

Setién, que ni pincha ni corta, quiere contar con Coutinho. Messi cree que ese dinero irá a la operación Neymar y Bartomeu, mientras, ya planea el ridiculé. (Florentino se frota las manos: el fichaje galáctico que tendrá próximamente)



Podría dejar el batacazo de Anfield en un juego de niños. Un futbolista que costó 150 millones de euros... y que no dejará ni 50 ‘kilos’ a las arcas del club azulgrana.

Nadie en su sano juicio pagará más de 50 millones de euros por un jugador acabado. La máxima oferta que ha llegado a Barcelona es del Chelsea y no pasa de los 20 millones de euros. Un precio justo, a tenor de lo visto, y que trae pesadillas en Barcelona.

Facebook Twitter

Deja tu Comentario