"Mas es el gran destructor de Cataluña"

  • Cataluña
  • 07-10-2018 | 12:10
  • Escribe: Lucas García

José Antonio Zarzalejos, columnista de El Confidencial, habló de Quim Torra y le cantó las cuarenta en elCatalán.es.


Zarzalejos es una de las voces más influyentes de la política en el ámbito nacional y no dudó en destapar y desmontar el circo de Quim Torra en una entrevista con elCatalán.

Torra es autor de unos escritos que son, en el mejor de los casos, supremacistas, y, en el peor, racistas; y, desde luego, xenófobos. Enlazan con la peor raíz étnica del nacionalismo catalán, que ha sido más cultural y lingüístico que étnico, como lo es el vasco. Pero Torra mejora a Sabino Arana. El presidente de la Generalitat debió pedir perdón expresamente por esos escritos insultantes en los que atribuía a los españoles una inferioridad genética y nos dedicaba exabruptos propios de etnicistas de los años treinta del siglo pasado. Esas reflexiones le invalidan como político en el siglo XXI. Torra ocupará un pasaje pequeño y desgraciado de la historia de Cataluña”, comentó el periodista de El Confidencial en una entrevista reciente.


“Mas es el gran destructor de la Cataluña autonómica”

José Antonio Zarzalejos también le ‘repartió’ a Artur Mas: “Mas está acusando a Ciudadanos de lo que es él el responsable. El gran destructor de la Cataluña autonómica y catalanista es Artur Mas, al que el proceso se le escapa de las manos y cobra vida propia. Ciudadanos es, inicialmente, una reacción a la agresión a los disidentes de la hegemonía social y política secesionista. Mas intenta transferir su responsabilidad a quienes se vienen oponiendo a las políticas de homogenización de una sociedad plural como la catalana. Los secesionistas piden gregarismo, docilidad y acatamiento. Ciudadanos es la respuesta directa de más de un millón de catalanes, a sumar a los votantes del PP y del PSC”

“51% no me cuadra”

Acerca de las encuestas del independentismo, Zarzalejos asegura lo siguiente: “No me cuadra ese porcentaje del 51%. La sociedad catalana ha estado sometida a una enorme mentira. Ahora lo estamos comprobando. Ha sido un proceso de “farol” —Clara Ponsatí dixit—, no había “estructuras de Estado”, ni decisión política de “hacer república”. Los días de la frustración se produjeron entre el 27 y el 30 de octubre: bandera española en el Palau de la Generalitat, huida de Puigdemont y paralización absoluta de los responsables de la asonada, que acataron, como toda la administración catalana, el 155. Ocurre que tardará tiempo en que permee la realidad de que el procés ha sido un artificio. Lo dicen, incluso, sus hermeneutas mediáticos e intelectuales. No sólo no hay independencia sino que la autonomía está colapsada. La vida institucional de Cataluña no existe. Desde la Generalitat hay una dedicación exclusiva a la más estéril agitación y propaganda.”


¿Soluciones?

El periodista, columnista de El Confidencial, habló sobre la política general en España: “Es que Ciudadanos es un partido liberal y laico. Y el PP es conservador y confesional. Además, los liberales entienden la unidad de España desde la ciudadanía y el PP tiende a explicarla desde el historicismo. Actúan desde perspectivas ideológicas y orígenes —incluso generacionales— diferentes. Coinciden en objetivos pero llegan a ellos por muy diferentes caminos. Por ejemplo, Ciudadanos apoya la plataforma de Valls, que es un político de centro izquierda. Eso jamás lo hará el PP. Y, sobre todo, busquemos las diferencias en los orígenes. Unos vienen de la transición —incluso del tardofranquismo— y Ciudadanos es un fenómeno político de más amplio espectro que nace en la primera década del presente siglo.” 

Una consulta de autodeterminación no cabe en la Constitución; un referéndum consultivo sobre esta materia, tampoco. Cabe un referéndum sobre un nuevo Estatuto. España es constitucionalmente como Alemania o Francia, con la diferencia de que podría cambiarse la Constitución para permitir ese tipo de consultas pero sería una reforma agravada que requeriría el voto mayoritario de los españoles en circunscripción única. Nuestro sistema nada tiene que ver con el canadiense ni con el británico. El independentismo quiere abrir el melón de la consulta porque sería tanto como reconocer el derecho de autodeterminación. Una cesión que reventaría el sistema”, finalizó en la entrevista.



Facebook Twitter
Deja tu Comentario